Sierra Norte Digital Llevamos 1,592 días y 18,959 artículos publicados

Principal < Deportes < Real Madrid

¿Te acuerdas de Pepe Salguero, el defensa malagueño que pasó siete temporadas en la disciplina del Real Madrid?

31 de agosto de 2017 -
17:15 min.

Hace treinta años, en el verano de 1987, se despedía del Real Madrid uno de los jugadores que formaban parte de la plantilla del primer equipo blanco cuando yo empecé a seguir el fútbol allá por la temporada 1983-84José Antonio Salguero fue uno de los futbolistas que coincidió con la Quinta del Buitre en aquel Real Madrid de los ochenta que tanto me gusta evocar. Era uno de los protagonistas de aquellos cromos que coleccionaba con tanto celo y que se convirtieron en ídolos y personajes vinculados con la infancia...

Quizás no fuese un primer espada o un titular fijo. Más bien era un 'jugador doce', uno de esos futbolistas tan necesario en el banquillo para suplir con garantías las ausencias de otros compañeros o para servir de primer recambio para el entrenador. En cualquier caso, jugó mucho y vivió en primera persona algunos de los capítulos más interesantes de la historia del Real Madrid de hace tres décadas. Hoy, en 'Historias del Real Madrid', vamos a recordar la trayectoria de este futbolista. 

Sus inicios


José Antonio Salguero García nació en la localidad de Fuente de PiedraMálaga, el 25 de enero de 1960. Junto a su hermano pequeño, Gaspar, comienza a cuajar su afición por el fútbol desde edad temprana. Ambos empiezan a jugar en el equipo de su pueblo junto a uno de sus primos. Por aquella época, nuestro protagonista juega como delantero. Estudió el bachillerato en el Instituto Nacional de Enseñanza Media Pedro Espinosa de la localidad malagueña de Antequera. Allí siguió desarrollándose como futbolista sin descuidar los libros. "La verdad es que, a pesar de mi pasión por el fútbol, en ningún momento descuidé los estudios. No tenía problemas con los exámenes y sacaba buenas notas. En lo referente al Antequerano, he de confesar que esta entidad se interesó por tres jugadores del equipo de mi pueblo, por dos primos míos, Pepe y Ricardo, por un íntimo amigo, Paco Solís, y por mí. De los siete que acudimos a la cita sólo nos quedamos cuatro: Pepe, Ricardo, Paco y un servidor. Nos comprometimos a jugar con el Antequerano en Segunda B. Los cuatro pensanos que no podíamos desechar la oportunidad que se nos brindaba", rememoraba Salguero en una entrevista de Luis Miguel González para As Color.

Del Antequerano Salguero pasó al Club Deportivo Alameda, equipo cuya sede se encontraba cerca de su Fuente de Piedra natal, lo que facilitaba los desplazamientos para entrenar. En el Alameda terminó retrasando su posición sobre el campo y se perfiló en la posición en la que acabaría triunfando como futbolista, la de defensa. Siendo jugador del Alameda tuvo lugar un evento que marcaría el futuro de Salguero, la Primera Olimpiada de Fútbol Juvenil de Andalucía. "Empezaron a buscar chavales para hacer una selección juvenil de Málaga que participara en aquella olimpiada. Cuando Pedro Valencia me comunicó que no dudara en acudir, me puse loco de alegría. Sin embargo, cuando llegué a Málaga ya se había acabado el encuentro. El mundo se me vino encima, pero pronto recuperé el ánimo, ya que hicieron otra selección de los que allí estábamos que se enfrentó al Atlético Malagueño. Según me dijeron, Antonio Benítez estaba muy interesado en verme actuar. Fue él quien aconsejó que el Málaga me fichara. Total: al acabar aquella olimpiada, en la que tuve aceptables actuaciones, fueron a mi casa unos dirigentes del club malagueño para decirme si estaba interesado en firmar por el Málaga, con la condición de que la primera temporada estaría en la plantilla del filial", recordaba Salguero en As Color.

Efectivamente, con diecisiete años Salguero recala en el Málaga y durante la temporada 1977-78 se convierte en una pieza indispensable de la defensa del segundo equipo de la entidad. "Mi paso por el Atlético Malagueño fue muy valioso por varias razones: los buenos consejos que recibí de Antonio Benítez, las alegrías que me llevé y los errores que fui corrigiendo. Una etapa que también fue inolvidable", recordaría el jugador con cariño.

Con dieciocho añosSalguero debuta con el primer equipo del Málaga. Era la temporada 1978-79 y el equipo andaluz estaba en Segunda División. Nuestro protagonista disputa cinco partidos con el equipo, que termina la Liga en segunda posición empatado a puntos con el Almería y consigue el ascenso a Primera División.

En la temporada 1979-80 Salguero disputa 17 partidos, todos ellos de titular, adquiriendo experiencia en Primera División. Su debut en la máxima categoría del fútbol español tuvo lugar el domingo 25 de noviembre de 1979 en La RosaledaMálaga-Real Zaragoza"Cuando el míster dio a conocer la alineación y me vi en ella, sentí... Sí, sentí una especie de escalofríos. Era un debut, con la camiseta blanquiazul del Málaga, que había soñado ver hecho realidad desde muy pequeño", rememoraba el jugador. El encuentro finalizó con empate a uno. Se adelantaron los locales... ¡con gol del debutante Salguero! Un saque de falta en corto cerca del área visitante propició un buen disparo del defensa local que supuso el 1-0. En tiempo de prolongación, Pichi Alonso estableció el definitivo 1-1.


Durante su etapa en el Málaga los ojeadores madridistas ya habían puesto sus ojos sobre el defensa. En 1980José Antonio Salguero, a sus veinte años, se encontraba realizando el Servicio Militar cuando le confirmaron la noticia del interés del Real Madrid por incorporarle a su disciplina. "Me encontraba en el cuartel cuando un capitán me dijo que me llamaban por teléfono desde el Club Deportivo Málaga para firmar por el Madrid. Al principio lo interpreté como una broma, pero la verdad es que todo iba muy en serio. Me dieron permiso para trasladarme a Madrid y, después de unas pequeñas conversaciones, me comprometía con el Real. Ni yo mismo me lo creía. Era el paso más importante que podía dar en mi vida deportiva", recordaría posteriormente Salguero para el semanal As Color.

Llegada a Madrid

 

Efectivamente, en el verano de 1980 el Real Madrid se hace con los servicios del andaluz para jugar con el Castilla en Segunda DivisiónSalguero fue una de las tres novedades de aquel Castilla 1980-81 junto a Serrano Monllor. En agosto de aquel año, en su número 363, el boletín oficial del Club publicó una entrevista de una página con el nuevo futbolista blanco y una de las preguntas, precisamente, versaba sobre si le importaba el hecho de llegar a Madrid para jugar en el segundo equipo. "En absoluto. Ese es el mejor trampolín para llegar al Real Madrid. Además, está la Recopa. Será mi debut internacional y estoy ilusionadísimo. Nos vamos a encontrar con los mejores equipos de Europa y espero que el Castilla dé su verdadera medida, que es muy grande. El Castilla es un Primera División, que tiene que jugar en Segunda...", argumentaba el nuevo jugador merengue.

En aquella entrevista, a modo de presentación de cara a los aficionados, se le pedía definirse a sí mismo. "Creo que soy honrado en el campo y esa es la principal virtud de un futbolista. Técnicamente no sabría describirme. Eso es tarea de los periodistas", contaba Salguero, que apuntaba que en todos sus anteriores equipos había actuado como líbero y reconocía que sería "muy difícil" quitarles el puesto a jugadores como BenitoSabido García Navajas"Pero, para mí lo más importante es que me consideren como un amigo, como un compañero, antes que a alguien que viene a hacerles la competencia", matizaba el malagueño. 

Durante sus primeros meses de estancia en la capital, Salguero tuvo que compaginar el balón con sus obligaciones castrenses en la 'mili'"Soy voluntario, y hasta Navidades no acabo. Espero que me concedan el cambio de Región Militar, para incorporarme lo antes posible a la disciplina del Club", comentaba en agosto de 1980. Pero no fue así. Tuvo que estar a caballo entre Málaga Madrid"Desde el mes de septiembre de aquel año, en el que se inició la temporada, hasta el mes de enero de 1981, cuando me licencié, venía a Madrid los fines de semana para alinearme con el Castilla. En esos cinco meses pensé que lo mejor era casarme y afincarme definitivamente en Madrid", recordaba en una entrevista para As Color. Tras concluir el Servicio MilitarJosé Antonio Salguero contrajo matrimonio con su novia, Carmen Gutiérrez. Fue el 25 de enero de 1981, precisamente el mismo día que cumplía 21 años.

En lo estrictamente deportivo, Salguero es titular indiscutible con el filial que entrenaba el malogrado Juanjo. Y, como ya anticipaba en su entrevista de presentación, el malagueño debuta en competición europea, puesto que elCastilla fue el representante español en la Recopa de Europa 1980-81 en calidad de finalista de la Copa del Rey en la famosa Final fratricida de junio de 1980. El Real Madrid ganó Liga Copa. Al disputar la Copa de Europa, la plaza para la Recopa quedó en manos del CastillaSalguero jugó los dos partidos frente al West Ham inglés en los que los madridistas casi rozaron la gesta de pasar la eliminatoria. Ganaron el encuentro de ida en el Bernabéu 3-1 y en la vuelta los británicos necesitaron de la prórroga para dejar fuera al filial. En el CastillaJosé Antonio Salguero coincidió con futbolistas como Chendo Ochotorena. Aquel año llegó a ser internacional con la Selección Sub-21

 

Debut primer equipo

 

En la siguiente campaña, 1981-82Salguero sigue fogueándose en el Castilla. En su segunda campaña en el filial tiene como compañeros a otros jugadores que también llegarán al primer equipo como FraileBernardo o dos de los principales miembros de la Quinta del BuitreMíchel Butragueño. Algunos de estos futbolistas llegan a debutar con el primer equipo del Real Madrid en el famoso partido de la huelga de futbolistas, el encuentro disputado en Castellón el 11 de abril de 1982. Ganó 1-2 el Real Madrid y el segundo gol de los blancos lo anotó precisamente nuestro protagonista.

Curiosamente, algunos futbolistas no consideran aquel partido de la huelga como el de su debut. José Antonio Salguero parecía ser uno de ellos teniendo en cuenta sus propias palabras. “Mi debut con el Real Madrid lo hice en 1982 durante una gira por Venezuela. Luego jugué el Trofeo Bernabéu y varios partidos de Liga. Para mí fue una gran alegría porque veía cumplido el sueño de niño. Siempre me había planteado como meta jugar en el mejor club del mundo. Entre mis grandes ilusiones figuraba la de jugar con el Real Madrid. Me acuerdo que el día más feliz de mi vida fue el de mi debut en el Santiago Bernabéu. Nunca podré olvidar ese momento y la emoción que me recorrió por todo el cuerpo”, rememoraba el jugador en el coleccionable Historia viva del Real Madridpublicado por el diario ABC.

En realidad, Salguero ya se había enfundado la camiseta del 'primer' equipo en febrero de 1982, en un encuentro de carácter amistoso que enfrentó al Real Madrid con la Selección de la URSS y que sirvió para inaugurar los videomarcadores de un Estadio Santiago Bernabéu que seguía modernizándose de cara al Mundial de aquel próximo verano. En aquel partido Boskov alineó a futbolistas de la primera plantilla con jugadores del Castilla y Salguero saltó al césped en el once inicial. Posteriormente, en abril, jugaría el citado partido de la huelga en Castellón y en mayo de 1982, tras finalizar la LigaSalguero formó parte del equipo madridista que realizó una gira primaveral que llevaría a los madridistas a jugar en el continente americano. Su rendimiento debió de convencer a los técnicos... 

Su llegada definitiva a la primera plantilla se registró en la temporada 1982-83. Salguero se presentó con el equipo como miembro del primer equipo. "No sé cómo explicar la alegría que siento de verme en la primera plantilla del Real Madrid. Espero y confío que este salto que he dado, un paso muy importante, sea definitivo. Es decir, que no vuelva al Castilla o que me cedan. La verdad es que cuando vine de Málaga al Madrid esperaba que llegara esta oportunidad y espero aprovecharla. ¿Si me paré a pensar por qué me han incorporado al Real Madrid? La verdad es que no. Pero pienso que ha sido por la regularidad que he venido manteniendo en el Castilla", contaba el defensa con motivo de su incoporación al primer equipo.

En septiembre de 1982, el boletín informativo del Club, en su número 388, recoge una serie de pequeñas entrevistas con los nuevos jugadores de la primera plantilla. "Confío en mí", señalaba José Antonio Salguero en el titular. Al jugador ya se le advertía que no le resultaría fácil jugar en una posición de líbero que ya contaba con jugadores de la talla de Gallego y Stielike"Fácil, indiscutiblemente, no es, pero tengo muchas ganas e ilusión y aprovecharé las oportunidades que se me den", reconocía un Salguero que, no obstante, aludía a su polivalencia. "Puedo ser igualmente centrocampista o central, pero el puesto que más me gusta, en el que estoy más cómodo, es el de líbero. Tendría incluso más difícil la posibilidad de jugar en el medio del campo, porque hay muchos jugadores, y como defensa central tendría la competencia de Bonet. Nada lo tengo fácil, pero confío en mí", argumentaba Salguero.



Como se puede comprobar, Salguero era realista ante el panorama que se le presentaba de cara a la temporada 1982-83. Además de la competencia con Gallego y Stielike por un puesto como líbero hay que recordar que había numerosos jugadores para la defensa del equipo. Aquel mismo verano, junto a Salguero, también ascendió al primer equipo otro defensa del CastillaFraile. Y el Club acababa de fichar a Juan JoBonet y el neerlandés Metgod. Todos ellos defensas. En total, cinco nuevas incorporaciones para la zaga del Madrid. Eso sí, también hay que recordar que en aquella temporada 1982-83 el Real Madrid afrontaría cinco competiciones (LigaCopa del ReyRecopa de EuropaCopa de la Liga y Supercopa de España) por lo que el nuevo técnico, Alfredo Di Stéfano, tendría que dar oportunidades a muchos jugadores."Sí, hay varias competiciones, será una dura temporada, y habrá probabilidades de jugar", advertía el malagueño dando muestras de paciencia. "Soy muy joven y precisamente soy optimista sobre mi futuro en el Madrid, porque tengo mucho tiempo por delante", añadía el zaguero. Desde la revista oficial se le preguntaba si pensaba que era mejor estar en el Madrid aunque no se jugase a menudo o ser cedido a otro club para jugar continuamente. "Creo que es mejor estar aquí, porque aunque no juegue mucho, se adquiere incluso más experiencia que si estuviera jugando en otro equipo", respondía Salguero.

Efectivamente, en su primera temporada en el primer equipo, 1982-83Salguero fue un jugador a tener en cuenta por Di Stéfano. Con tantas competiciones y tantos partidos hubo minutos para todos. El defensa malagueño disputó la nada despreciable cifra de 31 partidos oficiales. Jugó en las cinco competiciones en las que participó el equipo y consiguió anotar 3 goles. Especialmente recordado fue el que anotó frente al Inter de Milán en la Recopa de Europa. Fue el 16 de marzo de 1983, en el Santiago Bernabéu, en cuartos de final de la Recopa de Europa. En la ida, en Italia, el resultado había sido de empate 1-1. En la vuelta el Madrid tuvo que remontar el partido. Altobelli adelantó a los foráneos en el primer tiempo. A los cinco minutos de la segunda mitad los blancos dispusieron de un lanzamiento de falta al borde del área y Salguero soltó un tremendo obús que se coló en la portería rival. Pocos minutos después, Santillana, de cabeza, certificaría el pase a las semifinales. "Era la primera vez que marcaba un gol en competiciones europeas. La impresión que me causó fue grande y la verdad es que es un recuerdo imborrable para mí", recordaría unos meses después.

Fue el año de los cinco subcampeonatos. Fue la gran espina que le quedó clavada a la plantilla de aquella temporada. Se llegó lo más lejos que se pudo en todas las competiciones pero no se logró ningún título.

Temporada 1983-84



La segunda campaña de Salguero en el primer equipo, 1983-84, fue menos fructífera para el jugador en cuanto a número de partidos jugados. De hecho, aquella fue la temporada que menos partidos disputó durante su estancia en Madrid.

En abril de 1984, en su número 407, la revista Real Madrid ofrece una entrevista con Salguero y un poster a color de una página del jugador malagueño. "Trato de ser honrado en el campo", rezaba el titular. A lo largo de dos páginas el jugador recordaba sus comienzos en el Club blanco y repasaba lo que había dado de sí su estancia en el primer equipo. Desde la revista se mencionaba la evidencia de que aquel ejercicio 83-84 no estaba siendo su temporada y se le preguntaba a qué lo atribuía. "No sé, el mundo del fútbol es muy complicado. Empecé la temporada jugando, pero salí del equipo, parece que el entrenador no cuenta ahora conmigo, pero eso es normal, en la plantilla somos muchos jugadores y es imposible que todos juguemos. Yo lo único que espero es que muy pronto vuelva a confiar en mí", respondía Salguero. El periodista apuntaba que debía de ser duro estar trabajando toda la semana para después no estar en la lista de convocados. "Qué duda cabe, porque estás trabajando toda la semana con bastante ilusión y esperando que cuando den la lista estés tú. Te desilusionas un poco, pero el fútbol es así y luego lo único que haces es intentar apoyar desde fuera a los compañeros para que ganen", contaba el defensa madridista, que además puntualizaba que en un encuentro se sufría más desde la grada que en el campo. "Te ves inútil, impotente, no puedes hacer nada y esto te pone nervioso", matizaba Salguero.

De aquella entrevista hay otro pasaje muy importante en cuanto a la biografía del jugador se refiere. Fue durante aquella temporada 1983-84 cuando empezó a estudiar la carrera de Derecho. "Al tener las tardes libres, pienso que es interesante que se nos vaya quitando a los futbolistas la mentalidad de venir a llevarse el mayor dineo posible, en convertirte en un mueble. Creo que el futbolista es ante todo una persona, y como tal se tiene que dar cultura a sí mismo. Además, el fútbol se acaba cuando menos te lo esperas y si has tenido suerte puedes tener algo, pero si no luego no sabes lo que hacer. Pienso que estudiar, además de aumentar mi cultura, con un poco de suerte, me ha de valer para mi futuro", contaba de manera profética el jugador.

Precisamente aquel mes de abril de 1984, Salguero marcó un gol en el triunfo por 2-1 frente al Valladolid en la penúltima jornada del campeonato liguero. Fue el tanto con el que se abrió el marcador y un gol 'marca de la casa' para el defensa. Una falta al borde del área y un potente lanzamiento a las redes. En total, aquella campaña disputó 14 partidos oficiales8 de Liga5 de Copa del Rey 1 de Copa de la UEFA.

Primeros títulos



Durante sus dos primeras campañas en la primera plantilla los títulos dieron esquinazo al Real Madrid. La temporada 1984-85 sería complicada, pero por fin llegaron los éxitos colectivos.

“Pienso que todavía no he dado todo lo que llevo dentro como jugador. Me ha faltado continuidad en el Real para demostrar mi auténtica valía. Todo jugador de fútbol necesita minutos de juego para asentarse en el campo y ganar confianza. Particularmente estoy satisfecho con mi rendimiento a pesar de los pocos minutos que he jugado”, contaba el defensa en ABC.

 

Y precisamente aquella temporada 1986-87 sería la campaña en la que más minutos dispuso durante su estancia en el primer equipo. 

 

Tras el Madrid 


José Antonio Salguero puso punto y final a su etapa madridista en el verano de 1987. El futbolista fue fichado por el Sevilla de cara a las siguientes tres temporadas y el martes 21 de julio de 1987 fue presentado como nuevo jugador hispalense. El defensa tenía ofertas de MálagaZaragoza Murcia"Me he decidido por el Sevilla tras sopesar todos los factores, económico, deportivo y personal", manifestó Salguero en declaraciones recogidas por el diario Marca al día siguiente. "En el Madrid no tenía la continuidad necesaria para demostrar un nivel alto. Sólo estaba para tapar huecos. Todos los jugadores fallamos pero a algunos se les perdonan los fallos y a otros no. A mí no me han perdonado. Yo tengo sitio en el Madrid y en el Sevilla, aunque quizás allí no pudiese demostrarlo", contaba el defensa. Salguero se disputaría un puesto en su nuevo equipo con Antonio Álvarez, histórico del equipo hispalense. "La presencia de Álvarez es mejor para mí y para el Sevilla, pues a mí me servirá como estímulo y al Sevilla como una garantía atrás, pues jugará el que esté mejor", apuntó Salguero que también tuvo buenas palabras para su nuevo club, uno de los importantes del fútbol español"Habrá que tener más agresividad para estar entre los mejores, pues técnica tiene. Yo pienso mantener la mentalidad de los jugadores que hay en el Madrid", sentenció.


En el SevillaJosé Antonio Salguero siguió jugando con una camiseta blanca y disfrutó de la continuidad que le faltó en Madrid. Completó las tres temporadas que había firmado y otras dos más. En enero de 1992, el periodista Luis Miguel González entrevistó al malagueño en la sección 'La vida de los mejores', del semanario As Color. Ya en su quinta campaña como sevillista, el jugador hacía balance de aquella etapa. "Hasta la fecha, en mi modesta opinión, pienso que he mantenido una gran regularidad, pero estoy satisfecho a medias. Y se lo voy a explicar. Me hubiera encantado haber logrado algún título con el Sevilla. Es un club histórico al que sólo le falta que conquiste galardones. Hay buena plantilla y deseos de llegar lo más lejos posible. Este año acabo mi contrato con el Sevilla. Si todo sigue como hasta ahora, confío en renovar. Aún estoy en condiciones de rendir al máximo, como mínimo, un par de temporadas más. ¿Después...? El tiempo dirá, aunque casi con toda seguridad, cuando me retire del fútbol, me ponga a ejercer como abogado. Me queda una signatura para terminar la carrera de Derecho", relataba Salguero.

Terminó aquella temporada 1991-92 como titular, pero no renovó. En total fueron cinco años más en la élite. Salguero, que llegó a convertirse en capitán del equipo hispalense, fue un fijo en las alineaciones sevillistas durante aquel lustroentre las temporadas 1987-88 1991-92.

 

En el verano de 1992, con 32 años, recaló en el Mérida, en Segunda División. El equipo emeritense, que trataba de reponerse de la reciente pérdida de su entrenador, Juan Gómez 'Juanito', compañero de Salguero en el Madrid, peleaba por subir a Primera División. Durante las temporadas 1992-931993-94 1994-95 el defensa malagueño fue fijo en el equipo aportando su experiencia y su buen hacer. En la temporada 1994-95 el Mérida consigue el ascenso a Primera División. Durante el verano del 95 parecía que Salguero seguiría en el equipo y que volvería a saborear la máxima categoría del fútbol español. Sin embargo no fue así. Con 35 añosSalguero cuelga las botas tras diecisiete temporadas como profesional, once de ellas en la máxima categoría. Jugó más de medio millar de partidos oficiales a lo largo de toda su carrera con sus diferentes equipos y fue Internacional Sub-21.

Con el Real Madrid disputó un total de 138 encuentros oficiales en los que anotó 9 goles. Durante su estancia en el Club ganó dos Ligas, una Copa de la Liga dos Copas de la UEFA.

 

Epílogo



José Antonio Salguero pertenecía a aquellas generaciones de futbolistas que hicieron la 'mili' y que compaginaron fútbol y estudios, algo impensable hoy en día. Empezó a estudiar Magisterio, pero lo tuvo que dejar al hacer el Servicio Militar. Posteriormente, siendo jugador del Madrid, inició Derecho y terminó la carrera. Tras su retirada José Antonio Salguero , tal y como aventuraba en aquella entrevista de 1992 para As Color, trabajó como abogado y es propietario de una empresa de asesoría fiscal, laboral y subvenciones para empresas. Aunque se desligó del fútbol profesional sí que se le ha podido ver en algunos actos vinculados con el Real Madrid junto a otros ex jugadores del Club. Recientemente, por ejemplo, le pudimos ver en el entierro de Manuel Velázquez o en los actos de homenaje celebrados con motivo del 25 aniversario de la muerte de Juanito.

"Sigo manteniendo una vinculación con el Real Madrid porque los fines de semana, cada vez que hay actos de peñas, que son un montón los que hay, tengo la posibilidad de ir representando al Club a diversas ciudades y diversos pueblos donde me lo paso sensacional, porque es volver a recordar un poco ese madridismo que existe por toda España y de alguna forma ellos elogian a una persona que ha sido jugador del Real Madrid", contaba el propio Salguero en una entrevista para Diario As.

El madridismo de José Antonio Salguero se fraguó a lo largo de todas aquellas temporadas en las que peleó por hacerse un hueco en el equipo. Aportando su granito de arena siempre que saltaba al terreno de juego. Estuvo presente en los momentos más difíciles que atravesó el Real Madrid durante los primeros años de la década de los ochenta, pero también participó en los primeros éxitos de la etapa triunfal de aquella década. Testigo directo y protagonista de las inolvidables remontadas europeas y de la eclosión de la Quinta del BuitreSalguero fue uno de los nombres propios del fútbol español de aquella década que tan buenos recuerdos nos evoca a muchos. Treinta años después, me apetecía recordar su figura aquí en 'Historias del Real Madrid'.

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2017  |  Sierra Norte Digital  | Powered by