Sierra Norte Digital

Principal < Gente < Entrevistas

Con 16 años fue un conductor suicida pero vivió: hoy ayuda a miles de menores

03 de julio de 2017 -
3:42 min.

Luke Maxwell tiene 21 años pero pese a su corta edad ha ayudado a numerosos adolescentes que caen en la depresión y no se atreven a contárselo a nadie. Así ha impedido que muchos se hayan intentado suicidar. Y la fuerza con que lo hace le viene de su propia experiencia, pues él fue uno de esos adolescentes.

A los 12 años este joven estadounidense empezó sentir los síntomas de la depresión pero fue a los 16 cuando la situación estalló. Tenía una tristeza permanente, grandes problemas para dormir, le faltaba la energía para afrontar el día y además perdió su fe en Dios.

Fue un conductor kamikaze
Este adolescente que era monaguillo y crecía en una familia católica feliz sentía lo contrario, que nadie le quería ni se preocupaba de él. Y así fue como el 3 de diciembre de 2012 tomó una decisión que cambió su vida pero que podía habérsela costado.

Luke tomó la camioneta de su familia y se fue con ella. Sin cinturón de seguridad a propósito, este joven vio que en sentido contrario se aproximaba otro coche por lo que aceleró al máximo y a más de 100 km/h se empotró de frente contra el otro vehículo buscando evitar el sufrimiento mediante el suicidio.

Contra todo pronóstico este joven sobrevivió y ahora aprovecha la oportunidad que Dios le dio.



Sufría un trastorno depresivo
Tras este intento de suicidio y ser por fin tratado de un problema que se empeñaba en esconder, Luke fue diagnosticado de un trastorno depresivo provocado por un rasgo genético hereditario, lo que le hacía creer tras rezar el Rosario todas las noches con su familia que “Dios no me ama. Si hay un Dios, que no permita que esto me pase a mí, estoy solo”.

En una entrevista en The Christophers, Luke recuerda que “mi visión del mundo se convirtió en un realidad que no era cierta”. Avergonzado de sus sentimientos provocados por esta depresión se fue encerrando en sí mismo y cada vez pasaba más tiempo en su dormitorio.

El problema salió a la luz
Ni él sabía lo que padecía ni su familia lo sospechaba por lo que los síntomas fueron creciendo hasta que intentó matarse con el coche.  El único punto positivo, si se puede llamar así, que se pudo extraer del intento de suicidio es que sacó a la luz el problema que tenía. “Mi peor pesadilla se había hecho realidad, porque ahora todo el mundo lo sabrá, no podré mantener mi secreto más tiempo”, fue el primer pensamiento que le vino a la cabeza cuando vio que había sobrevivido.

Cuando llegó la Policía confesó que había provocado el accidente por lo que fue detenido y llevado al hospital para que le hicieran pruebas, entre ellas un escáner cerebral.  Fue trasladado a una unidad mental donde por fin fue diagnosticado y empezó a recibir un tratamiento.



Recuperar su vida de fe
Pero más importante incluso que la medicina fue cómo quedó completamente descolocado cuando sus padres le dijeron que le querían y que podía contar con ellos para contarles cualquier cosa.

Con la ayuda de la familia y de una terapeuta su vida dio un giro que se vio muy ayudado con su vuelta a una vida de fe. Recuperó el tiempo de oración y participó activamente en los sacramentos. Todo era un engranaje que iba funcionando. Sacar a la luz el problema provocó que pudiera ser ayudado y llevar una vida espiritual ordenó sus pensamientos.

Su vida era otra pero tocaba afrontar las consecuencias de sus actos pues en su intento de suicidio se abalanzó contra otro vehículo, lo que podría haber provocado la muerte del conductor, Lenny Ross.

El fiscal iba a imputar a Luke por intento de asesinato e iba a pedir para él la pena máxima. Se reunió con el joven y éste le contó lo que hoy es su gran obra, la importancia de mostrar a los adolescentes la importancia de abrirse a sus padres sobre estos síntomas y cómo su experiencia podría servir a otros para no pasar por lo mismo que él.



La importancia del perdón
Finalmente, el fiscal defendió que Luke fuera declarado inocente e hizo de intermediario para que este joven pudiera disculparse con su víctima.

Ese momento ocurrió ocho meses después.  El encuentro se produjo en una cafetería. “Cuando llegó le di un gran abrazo y todo lo que pude decir fue: ‘lo siento’”. Su víctima, por su parte, dio un paso atrás y le dijo: “eso es todo lo que necesitaba oír”. El perdón le quitó un gran peso de encima. Ambos hablaron durante horas.

"Les hablo de la vida real"
Fue así como poco después decidió crear UcantbeErased, un sistema de ayuda a adolescentes y padres para detectar y ayudar a jóvenes con depresión. “Soy Luke, y después de superar mi propia trágica historia de depresión en mi adolescencia y mi intento de suicidio, es ahora mi misión ayudar a otros adolescentes y a los que les rodean para reconocer, superar, y sin vergüenza, sus problemas de salud mental. ¿Te unes a mi movimiento para salvar al menos una vida preciosa?”. Así es como se presenta en esta página web, que ya ha ayudado a muchos adolescentes y a sus familias.

No les cuenta cuentos ni les endulza la verdad. “Les hablo de la vida real”. La gran mayoría no le llegan en persona sino que empiezan a escribirle por mensajes de Facebook. El mismo reconoce que el 60% de los que le piden ayuda tiene entre 12 y 13 años de edad.

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2017  |  Sierra Norte Digital  | Powered by