Sierra Norte Digital Llevamos 1,592 días y 18,954 artículos publicados

Principal < Política < Política

La inutilidad de las reformas penales contra el yihadismo. Por Diego Fierro Rodríguez

05 de septiembre de 2017 -
1:24 min.

La incidencia mediática de los ataques yihadistas está provocando que se hable sobre una reforma del Código Penal para incrementar las penas que deben imponerse por los actos terroristas. Muchos juristas y formaciones de la oposición parlamentaria no consideran que hacer eso sea buena idea, existiendo buenos argumentos que sirven para entender la situación actual.

 

Por un lado, con la Ley Orgánica 1/2015, se incrementaron las sanciones para determinados delitos e implicó la implantación de la pena de prisión permanente revisable. Por otro, la Ley Orgánica 2/2015 sirvió para modificar el Capítulo VII del título XXII del libro II de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, de tal forma que el rigor de la respuesta penal frente a crímenes tan graves contemplara las modalidades de terrorismo ya conocidas y las que proceden de las nuevas amenazas vinculadas con el yihadismo, que se caracteriza por su vocación de expansión internacional, a través de líderes carismáticos que difunden mensajes y consignas a través de las redes sociales, haciendo pública una idea de extrema crueldad que pretende provocar terror en la población o en parte de ella y realizando un llamamiento a sus adeptos de todo el mundo para que cometan atentados.

 

Con las reformas indicadas, se lograron implantar mecanismos para castigar con gran dureza el terrorismo cuya gravedad ya no puede ser incrementada por los limites impuestos en la Constitución. Sin embargo, hay sujetos para los que la contundencia del castigo penal puede ser irrelevante, aunque conozcan y comprendan la ilicitud del hecho, que realizan sin que haya estado de necesidad o miedo insuperable.

 

Hay un dato muy relevante. Los yihadistas desean morir como mártires, de manera que, para ellos, resultan indiferentes las consecuencias penales de sus actos delictivos, que no serán castigados cuando fallezca el autor, conforme al artículo 130 del Código Penal.

 

Las penas por delitos de terrorismo ya no se pueden incrementar más y los yihadistas tienden a morir antes de poder capturados. Con este panorama, parece muy complicado poder hacer otra reforma del Código Penal para defender a los ciudadanos de los islamistas radicales.

TE PUEDE INTERESAR
desplazarARTÍCULO ANTERIOR

Huérfanos (1ª Parte) Por Martu Garrote

desplazarARTÍCULO POSTERIOR

El Islam es Paz y no soy Napoleón Bonaparte. Por Carlos Rubio Romo

img

Diego Fierro

Licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga y colaborador de diversos medios de comunicación

ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2017  |  Sierra Norte Digital  | Powered by