<![CDATA[Titulares de Historia y Curiosidades - sierranortedigital.com]]> http://www.sierranortedigital.com es-ES hourly 1 <![CDATA[Descubre el Hospital de Mangirón del año 1936/1937. Por José Pérez Muñoz ]]>

]]>
En los últimos días del mes de julio, y con objeto de atender los servicios médicos de las Milicias de Canales del Lozoya, destacadas en los embalses, se montó, por orden del Delegado de la República en Canales, el primer Hospital de sangre, en la casa de Canales, en Manjirón, ocupando la planta baja de la misma, en la cual quedaron instaladas diez camas, sala de operaciones y demás servicios.

Por todo personal se disponía de un médico cirujano, un practicante y tres mujeres del pueblo en calidad de enfermeras provisionales. Hay que señalar que este Hospital fue el primero que se instaló en el frente de Somosierra, y que por aquel tiempo era el mejor instalado. Al cabo de de dos semanas, como se viera que resultaba insuficiente, se amplió su capacidad a un total de 20 camas y se llevaron de Madrid dos enfermeras para que las enfermerías fueran atendidas debidamente.  

En estos primeros tiempos se hicieron múltiples intervenciones de urgencia, especialmente extracción de proyectiles, tratamiento de fracturas y primeras curas a heridos.

Después y en virtud de la reorganización de la sanidad en el sector de Somosierra, quedó como Hospital de evacuación para el sector Paredes-Puentes Viejas. Conviene señalar que, además, se atendía al pueblo de Manjirón, así como a todo el personal de Canales en embalses y a sus respectivas familias.

En el mes de septiembre, a requerimiento del Mando de sector, Canales amplió el Hospital a 50 camas de capacidad y se le destinó para el tratamiento de enfermos recuperables, o sea para aquellos cuyas enfermedades o heridas se calculaba estarían curadas antes de una semana.

Como el personal era entonces insuficiente, se aumentó, quedando la plantilla del mismo del modo siguiente: Dos médicos, de Canales; un practicante, dos enfermeros, siete enfermeras, un conductor y cinco mujeres del pueblo para servicios de limpieza y auxiliares.

Hay que señalar que guerra sólo siniestraba la alimentación y una pequeñísima cantidad de la farmacia. A excepción de algunos donativos, todos los gastos y suministros han corrido por cuenta de Canales del Lozoya.

El personal ha trabajado con gran celo e interés, no habiendo habido nunca necesidad de imponer la más leve sanción.

Del rendimiento del Hospital dará idea la enorme cifra de 1.192 enfermos atendidos en el mismo; de esta cifra está descontada la d enfermos del pueblo de Manjirón (92). Como prueba del buen funcionamiento y organización del Hospital podemos señalar que cuando el mando ordenó su evacuación, ésta se hizo ordenadamente, en menos de dos horas. Además ha existido un libro de reclamaciones para los enfermos, el cual nunca ha sido utilizado.

De la última visita del jefe de Sanidad Militar de la Primera División, éste felicitó al personal, proclamando que era el mejor Hospital del sector.

Datos estadísticos más importantes de este  Hospital, reunidos al terminar su actuación en 1 de marzo de 1937 por nueva reorganización de los servicios sanitarios del sector.

GASTADO POR CANALES:

Víveres especiales, medicamentos etc. 4.938.05 pts. Enseres 5.920; haberes personal facultativo 7.186.95: iden subalterno 1.162: total 19.207 pesetas.

ESTADÍSTICA DE LOS ENFERMOS ATENDIDOS EN ESTE HOSPITAL DESDE EL DÍA 28 DE JULIO DE 1936 HASTA EL DÍA 13 DE MARZO DE 1937.

Heridos 192; fractura, luxaciones, distensiones 58; quemaduras 11; heridos por mordedura 4; edemas de picadura 10; hernias 10; lumbago de esfuerzo 18; enfermos de pulmón y corazón 193; enfermos de procesos gripales 199; afecciones del intestino con fiebre tifoidea 90; estómago 37; recto y ano 11; hígado y vías biliares 5; abdomen agudo 6; riñón y vejiga 13; garganta, nariz y oídos 65; boca y dientes 31; ojos 32; sífilis blenorragia y venéreas 48; enfermedades de la piel 50; reumatismo 43; nervios y mentales 42; procesos ganglionares 8; fiebre tifoidea 3; sin calificación 3: total enfermos 1.183. De esta cifra hay que descontar 92 enfermos pertenecientes a la población civil, siendo el resto militares o asimilados.

El Hospital ha prestado excelentes servicios a nuestros milicianos, a la población civil de Manjirón, Cinco Villas y Puentes Viejas, así como al destacamento de todo aquel sector. Ha dirigido el hospital el Dr. Roca de la Mata con el auxilio en distintas fechas por los Dres. Camacha y Barrios y los practicantes señores Bárcenas y González.

FUENTES

CANALES DEL LOZOYA Aportación a la guerra

Captura_de_pantalla_2017-09-17_a_las_13.10.06

Captura_de_pantalla_2017-09-17_a_las_13.10.18

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Como lo de Cataluña se habla de Golpe de Estado, Tejero pide un "un juicio comparativo al del 23-F"]]>

]]>
Antonio Tejero, el ex teniente de la Guardia Civil que protagonizó el fallido golpe de Estado el 23 de febrero de 1981, ha escrito una carta firmada de puño y letra a La Gaceta en la que exige que la justicia española "lleve a cabo un juicio comparativo entre lo ocurrido el 23-F y lo que está ocurriendo actualmente" en Catalunya. 

 

 En su carta, Antonio Tejero no sólo admite que cometieron “un gran delito, que fue castigado con penas gravísimas”, sino que redefine en tras sólo tres líneas lo que pasó aquel 23 de febrero de 1981: “más que un Golpe de Estado fue el Contragolpe que se dio al preparado en la persona del general Armada, y patrocinado por el Rey Juan Carlos I y los partidos políticos, sobretodo el socialista y comunista, que ya se habían repartido todos los Ministerios”.

También tiene palabras para los militares y para la Iglesia. Así es la carta del hombre que paralizó España hace casi cuatro décadas y que hoy asiste, a sus 85 años, atónito al golpe de Estado que se lleva a cabo en España.

 

‘Cataluña’, la carta de Antonio Tejero

“Yo, Antonio Tejero Molina, español de 85 años de edad, teniente coronel de la Guardia Civil, expulsado del Ejército por los sucesos de 23 de febrero de 1981, con Documento Nacional de Identidad nº 01XXXXD, y como más antiguo de todos los participantes vivos que tomaron parte en aquella acción, exijo, que por la Justicia española se lleve a cabo un Juicio Comparativo entre lo ocurrido en la fecha del Golpe de Estado, llamado 23-F, y lo que está ocurriendo actualmente en los prolegómenos de la que quiere ser la destrucción de España, llevado a cabo por el Gobierno de la Generalidad de Cataluña, y teniendo en cuenta los siguientes términos:

 

1. Que el 23-F pretendía conseguir un cambio de Gobierno que garantizara la unidad de la Patria, dañada por la Constitución y los Estatutos de Autonomías que el presidente Suárez otorgó a Cataluña y Vascongadas; sin embargo, el Golpe de Estado que se está preparando en Cataluña quiere conseguir la ruptura de la región catalana del resto de la Patria.

2. Que es cierto que cometimos un gran delito, que fue castigado con penas gravísimas, ya que tres de los participantes lo fuimos con 30 años de Reclusión Mayor y expulsión del Ejército; en cambio, los sediciosos catalanes están incumpliendo leyes y más leyes desde hace tiempo con total impunidad, con el agravante de jactarse de ello y de ir, cada vez, más adelante en la comisión de sus delitos independentistas.

3. Que la persecución del delito del 23-F fue inmediata y contundente y que, si bien, en una primera sentencia se condenaba a un máximo de 12 años y un día, al Gobierno le pareció escaso, y según nos comunicaron dos vocales del Consejo de Guerra, uno de ellos el general de división D. José Contreras Franco, que el Gobierno había ordenado subir la pena hasta los 30 años de Reclusión Mayor y que ellos, no habiendo estado de acuerdo con la medida, hicieron Notas separadas disintiendo. Sin embargo, estamos viendo como el Gobierno del Sr. Rajoy es totalmente estático ante los hechos independentistas catalanes, mucho más graves que los nuestros y continúa, en estas fechas, intentando diálogos infructuosos y tomando pequeñas medidas, como la persecución de las papeletas del Referéndum, empleando para ello al dignísimo Cuerpo de la Guardia Civil. Es por lo que también se pide que se juzgue la actitud de delación de poder, con perjuicio para la unidad de España, del Gobierno de la Nación que, por ningún momento, ha cumplido con su deber de acabar, desde sus inicios, con estos delitos tan patentes, tan públicos y tan graves. 4. Sé que el Rey no es responsable de sus actos, pero creo que dentro de esta cualidad,debió de haber tomado alguna resolución de que se ejercieran medidas mas coercitivas.

Por todo ello, y antes de que llegue el fatídico día del primero de octubre, y como integrante de lo que más que un Golpe de Estado fue el Contragolpe que se dio al preparado en la persona del general Armada, y patrocinado por el Rey Juan Carlos I y los partidos políticos, sobretodo el socialista y comunista, que ya se habían repartido todos los Ministerios. Todo esto, se encuentra en los Papeles del 23-F que aún no han sido descalificados, ya que al cumplir los 25 años, se subió el plazo otros 25 años más. Hasta última hora, hemos estado esperando una reacción del Gobierno tan contundente como la que se empleó con nosotros el 23-F pero ni se ha producido ni creo que se vaya a producir; sigue el “pasteleo” que no lleva a ninguna parte, bueno lleva a que cada vez se envalentonen más Puigdemont y su comparsa, en vez de estar desde hace tiempo en prisión como les corresponde.

 

Esta declaración me gustaría que saliera en la Prensa antes de su envío a la Justicia ya que al llegar a ésta quizá la remitan al Tribunal Constitucional que es el paño de lágrimas de los políticos cobardes e incompetentes y el retrete del Gobierno catalán.

De los militares no quiero hablar por el respeto que me merecen esta Institución, sus héroes y sus mártires que han dado todo antes en la defensa y en la creación de la unidad de España, aunque pienso que podrían hablar un poco los que aún están en activo porque entres otras cosas os conviene ya que un general en una España rota y disminuida no vale nada.

Ya sólo me queda la Iglesia y, de esta, aún hablaré menos por ser hijo fiel de ella, pero los obispos y clérigos, que ondean las banderas esteladas, algunas veces hasta en sus iglesias, podían mejor orar por la unidad de la Patria que tanto expandió la religión católica por el mundo y a la que España dio tantos mártires.

Piénsenlo bien antes de seguir por el camino que han tomado y Dios y España les premiará, y si no se lo demandará ¡Lo juro! Como juro igualmente fidelidad a España, a su historia, a sus mártires, a sus héroes y, en la actualidad, sobre todo a su unidad y su grandeza, en defensa de las cuales daría gustoso mi vida y la vida de mis enemigos.

¡Viva España!”

Torre del Mar (Málaga) a 15 de septiembre de 2017

Antonio Tejero

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Ripoll la cuna del yihadismo catalán fue la cuna de la Cataluña cristiana]]>

]]>
Ripoll tiene dos anclajes o referencias: Cataluña, de la que se considera cuna, y el cristianismo. Tumba de Wifredo el Velloso y esplendor del románico con Santa María de Ripoll.

En términos históricos, aunque hoy sea una población de tipo medio, Ripoll tiene una importancia capital. El monasterio, íntimamente ligado al gran conde Wifredo, quien se independizó de los reyes carolingios, en pleno deterioro de la herencia de Carlomagno, fue un gran centro de irradiación cultural y el corazón espiritual del condado. En este monasterio se desarrolló una relevante tarea de redacción de manuscritos. De entre los que destacan tres Biblias, actualmente en el museo vaticano.

Wifredo era de linaje godo. Conde de Urgel y Cerdaña, recibe los conados de Barcelona, Gerona y Besalú. Recluidos en los valles pirenaicos los cristianos, empiezan a bajar a los llanos en un proceso de repoblación, como sucede con la plana de Vic. Wifredo es un gran organizador: monta nuevas diócesis para atender a las necesidades espirituales de las nuevas poblaciones.

 

En medio, de la destrucción del legado de Carlomagno, Wifredo sabe ser leal, al tiempo que se inmiscuye lo menos posibles en las pugnas dinásticas. De esa forma, va ganando autonomía. Eso hará que su condado pueda ser transmitido a sus hijos, y no venga por designación carolingia: ha dejado de pertenecer a la Marca Hispánica, para tomar vida propia.

Wifredo es también un hombre de frontera, un guerrero. Ataca Lérida, fortificada por los Banu Qasi (del linaje godo de los Casio, conversos al islamismo). Tiene, posteriormente, que acudir a defender Barcelona de los musulmanes. En esa lucha perderá su vida el 11 de agosto del año 897 de la Encarnación de Nuestro Señor.

Uno de sus mejores legados es el monasterio de Santa María de Ripoll, fundado en el año 880, bajo la regla de San Benito, y que fue reconstruido en el siglo XIX tras un terremoto. También fundó el monasterio de San Juan de las abadesas, cuya primera abadesa fue su propia hija, Emma.

Wifredo el Velloso estuvo casado con Guinidilda de Ampurias, con la que tuvo nueve hijos.

]]>
<![CDATA[ Visitas gratuitas al Frente del Agua]]>

]]>
En el recorrido desde Puentes Viejas los participantes podrán conocer las 13 estructuras de carácter militar construidas entre 1936 y 1939 que han sido recuperadas y acondicionadas. Escenario en el que se desencadenó la Batalla del Agua basada en el abastecimiento de agua a Madrid, que produjo un amplio desarrollo de la fortificación en campo abierto, donde se sembraron kilómetros de trincheras, se construyeron refugios de tropa, observatorios y nidos de ametralladoras, transformando todo el paisaje de la sierra madrileña. Todo con el fin de mostrar a los visitantes lo que pasó y cómo pasó, como ha explicado en SER Madrid Norte la directora general de Patrimonio Cultural, Paloma Sobrini

Una ruta cultural y natural por 25 construcciones con las que ambos bandos pretendían ganar dominando el agua que abastecía a Madrid, para así hacerse con el control de la capital. Así se levantó una línea defensiva-ofensiva muy extensadurante toda la contienda, que aún se conserva: observatorios blindados, fortines, nidos de ametralladoras, miradores fortificados y trincheras.

 

Los soldados de Franco trataron de conquistar el pantano de Puentes Viejas, pero las milicias republicanas se lo impidieron tras un largo y sangriento combate. Se trata una ruta histórica por la Sierra de Guadarrama en la que se han restaurado, documentado y señalizado la mayor concentración de estructuras militares de ambos bandos conservada en la Comunidad de Madrid, que podrán contemplarse durante las visitas a lo largo de tres horas como destaca su guía, Francisco Javier Fernández.

Las visitas gratuitas que se realizarán en grupos de 30 personas los sábados y domingos, a las 10,30 horas. En total se ofrecerán 400 plazas desde el Centro de Interpretación de Paredes de Buitrago. Las personas interesadas deben inscribirse en la web www.puentresviejas.org.

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Una de las primeras batallas de la guerra civil española se produjo en Somosierra]]>

]]>
Publicado en EL PAÍS el pasado 7 de Septiembre

En relación al Frente de Somosierra SND Editores ha publicado una novela histórica que ya va por su segunda edición, titulada Su mejor enemigo:1936. Aquí puedes ver la NOVELA y comprarla si quieres.

Ahora pasamos al articulo de EL PAÍS:

 

Una de las primeras batallas de la guerra civil española se produjo en torno al puerto de Somosierra, cuando los milicianos de la República lograron detener a duras penas, a finales de julio de 1936, a las tropas del general Mola que trataban de hacerse con el control de los dos embalses que abastecían a la ciudad de Madrid: Villares y Puentes Viejas. Pero tras el sangriento combate y la fortificación de la delgada línea que separaba a un bando del otro, aquello se convirtió en un “frente dormido”; esto es, no hubo grandes intentos de avance y se mantuvo casi inalterado hasta el final de la guerra. En los pueblos de la zona (Puentes Viejas, Buitrago del Lozoya...), entre los recuerdos terribles de una contienda fratricida de este calibre, siempre se han contado también historias de niños que se colaban entre líneas, de intercambios de tabaco y papel de fumar entre bandos e, incluso, de algún partido de fútbol.

 

Todo esto lo explica, muy cerca de un nido múltiple de ametralladoras que se construyó en aquellos días, Javier Fernández. Es el guía de las rutas que, saliendo del centro de interpretación del Frente del Agua de Paredes de Buitrago, recorren desde el mes de mayo 12 kilómetros de monte y pasan por 13 posiciones (entre búnkeres, trincheras, nidos de ametralladoras y hasta un puesto de mando del bando franquista) que se han conservado hasta hoy. Esta actividad la ofrece el Ayuntamiento de Puentes Viejas (a 60 kilómetros al norte de la capital) en colaboración con la Comunidad de Madrid. Desde el próximo día 16 y hasta el 29 de octubre se ofrecerá gratis a grupos de hasta 40 personas los sábados y los domingos, dentro de las Jornadas Europeas de Naturaleza y Patrimonio. Ya han reservado unas 250 personas, explica Fernández.

Han pasado 80 años, pero la Guerra Civil sigue siendo un tema tan sensible que hasta hace relativamente poco era muy difícil encontrar propuestas así. Sin embargo, cada vez más municipios están recuperando y poniendo en valor los abundantes restos que se conservan diseminados por toda la región, según han reflejado en un reciente estudio el profesor de la Universidad de Alcalá Óscar Navajas y el experto de la Asociación Espacios para la Memoria Julián González. Bajo el título Turismo en espacios de conflicto, han recopilado y analizado una decena de ofertas culturales y de ocio cuyo objetivo es “la activación de relatos simbólicos, de sufrimiento, dolor; pero también de valores cívicos, morales, éticos y democráticos”. Los especialistas señalan carencias (falta de espacios didácticos, de estudios sobre el número y el perfil de los visitantes, de las posibles rentabilidades económicas), pero también las oportunidades de un movimiento muy incipiente.

  • Turismo de la Guerra Civil

    De paseo por la batalla del Jarama

  • Turismo de la Guerra Civil

    Aflora el ‘Frente del Agua’

Una de las sorpresas que encontraron fue un itinerario señalizado —“del que casi nadie tenía noticia”— en el pequeño municipio de Piñúecar-Gandullas, muy cerca del Frente del Agua, que recorre también restos del frente de Somosierra. Allí, la guía Rosa Fajardo ofrece rutas de 2,5 horas (de acuerdo con el bar del pueblo) a 20 euros por persona, que incluyen también la comida.

Muchos senderistas, sin embargo, prefieren pasear a su aire. Y para ellos hay itinerarios bastante bien señalizados. Por ejemplo, los que el Ayuntamiento de Guadarrama (a 46 kilómetros al noroeste de Madrid) ofrece en su página web. Entre ellos, la ruta llamada Por las trincheras es un paseo circular de 2,5 kilómetros, que pasa por varios parapetos y fortines e incluye paneles explicativos sobre la vida cotidiana de los soldados. Es similar al que propone el Ayuntamiento de Pinto (a 25 kilómetros al sur de la región) por Los Yesares, que además está dentro de la red de yacimientos visitables de la Comunidad.

La batalla del Jarama

Estos restos son parte de los que se han conservado alrededor del frente del Jarama; en este caso, los hay de la línea que el Ejército republicano levantó paralela a la carretera de Andalucía en 1936 y de la que construyeron más tarde los sublevados al superarla en la ofensiva de febrero de 1937.

Esta cristalizó en la batalla del Jarama, un violento choque en el que participaron unas 70.000 personas —además de españoles, hubo brigadistas internacionales, tanquistas soviéticos, pilotos nazis, escuadrones marroquíes...— durante 19 días de avances y retrocesos sucesivos, que acabaron prácticamente en tablas. Distintas asociaciones y responsables municipales de algunos de los escenarios de aquel brutal combate en el sureste de la región (Arganda, Rivas, Morata de Tajuña y San Martín de la Vega) llevan años reclamando la protección de los restos e impulsando la creación de un parque histórico. Mientras siguen intentando que el Gobierno regional los respalde, ofrecen 6 rutas y 10 puntos de interés. Entre otros, el itinerario de Los Migueles o el puente de la Paz en Rivas; el Museo al Aire Libre del Cerro Melero en Arganda (con varios fortines y trincheras con recreaciones); el Museo de la Batalla del Jarama en Morata; o la Ruta de San Martín, la Casa Blanca y el Pingarrón en San Martín de la Vega.

Un búnker único

La oferta turística de la Guerra Civil incluye también restos muy singulares. Por ejemplo, el enorme búnker de la Posición Jaca (2.000 metros cuadrados), construido a 15 metros bajo tierra en el parque del Capricho de Madrid en 1937 y que sirvió de cuartel general para el Ejército republicano del centro. El Ayuntamiento de la capital ofrece hasta noviembre visitas guiadas gratuitas, pero ya están agotadas todas las plazas.

Hay, en todo caso, otro búnker único: el Blockhaus número 13, en Colmenar del Arroyo (a 60 kilómetros al oeste de Madrid). A finales de 1938, el ejército sublevado proyectó construir 22 fortines para defender las principales vías de comunicación de la zona oeste de la sierra de Madrid, pero solo se llegó a construir uno. Siguiendo diseños militares de la Primera Guerra Mundial, estaban compuestos por cuatro nidos semiesféricos conectados y una banqueta para arrojar bombas de mano en el patio interior.

También se conserva algún vestigio inmediatamente posterior a la guerra. Por ejemplo, volviendo al escenario del Frente del Agua en la sierra norte, el Ayuntamiento de Bustarviejo ha cedido la gestión del Destacamento Penal a la Asociación para la Memoria Histórica Los Barracones, que ofrece regularmente visitas. Por esta cárcel franquista pasaron entre 1944 y 1952 cientos de presos republicanos que, dentro del programa de Redención de Penas por el Trabajo, ayudaron a construir dos túneles y un viaducto para el tren Madrid-Burgos.

RECORRIDOS ALREDEDOR DE UNA MEMORIA TRAUMÁTICA

Munición en el centro de intepretación del Frente del Agua en Pardes de Buitrago.
Munición en el centro de interpretación del Frente del Agua en Paredes de Buitrago. VÍCTOR SÁINZ

¿Está preparada la sociedad para rescatar del olvido y valorar los restos que hasta hace muy poco yacían en los campos y eran tratados como escombros? Es la pregunta que se hacen el profesor de la Universidad de Alcalá Óscar Navajas y Julián González, de la Asociación Espacios para la Memoria. Se la plantean ahora que, espoleados por el desatendido y solitario trabajo voluntario de años y años por parte de asociaciones civiles, los organismos públicos “se han dado cuenta —quizá tarde o con prisas— del potencial que posee el turismo de memoria traumática”.

Los expertos reparten culpas entre unos y otros —hablan de “las negligentes políticas de algunos Ayuntamientos del sureste” y del “oscurantismo” de la Comunidad de Madrid en torno a este tema—, pero concluyen que sin duda es este “uno de los mejores momentos para investigar y patrimonializar esta herencia”. “Existe un marco jurídico que, sin ser excepcional, puede contribuir a protegerla; existe también un conocimiento acumulado por parte de asociaciones y eruditos, y un interés creciente en el mundo académico y profesional, y existe, al mismo tiempo, un interés por parte de la ciudadanía por recorrer el territorio y conocer su memoria”, aseguran.

El próximo lunes, el Gobierno regional presenta su plan asociado a la protección, conservación y puesta en valor de las fortificaciones de la guerra civil española, cuyo objetivo es proteger y conservar este patrimonio, crear herramientas “que permitan visualizar, recuperar y analizar” los restos e impulsar “las declaraciones de bien de interés cultural dentro de la categoría de sitio o territorio histórico” de las fortificaciones o espacios singulares.

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Entre los grandes de la Historia:Hernán Cortés]]>

]]>

Los hombres en el devenir humano de la talla de Hernán Cortés se cuentan con los dedos de una mano. Entre los grandes, pertenece a la saga de los que unieron dos mundos, como Alejandro Magno, y de los libertadores, como George Washington. España no le da el tributo que se merece. Y buena parte de los problemas históricos de México provienen de la resistencia a reconocerle como el padre del México actual.

Es personaje para muchos y extensos comentarios, pues la conquista del imperio azteca fue epopeya sin parangón. Aquí sólo se trata de entrar en sus motivaciones y resaltar su carácter de libertador a raíz del descubrimiento arqueológico de la torre de las calaveras de Tenochitlán, donde se amontonan las de los sacrificados a los dioses.

Hernán Cortés era personaje pudiente en la colonia de Cuba, que se juega su hacienda para ir a México, invirtiendo todo en la expedición, precedente del encallar las naves para que no haya marcha atrás. Hay en él como un estallido de madurez que no es del todo previsible en su biografía. Marcha, con una fuerza ínfima (400 infantes, 15 de caballería y 6 cañones) para la tarea, acicateado por el afán de poder, honores y oro. Una fiebre, por cierto, que no es española, sino general y que, por ejemplo, fue determinante en el surgimiento del Estado de California. Por supuesto, Hernán Cortés no tiene duda alguna del derecho de conquista. Los aztecas son un imperio opresor, que expolia a los pueblos, sometidos por violencia, lo que será aprovechado por Hernán Cortés, en cuyo ejército lucharan nutridos componentes tlaxcaltecas y totonacas, sin los que la conquista no hubiera sido posible.

Varios de los cr&aacute;neos hallados en la torre.

Hernán Cortés, hombre carnal, que tendrá once hijos de dos matrimonios y un total de seis relaciones, y que unirá su sangre no sólo con La Malinche sino también con las hijas de Moctezuma, en originario mestizaje, tiene clara su misión evangelizadora. Tan clara que le resultan insoportables los sacrificios humanos. Un espectáculo dantesco en el que de la víctima sujeta el sacerdote, con el pelo maloliente de la sangre reseca, saca el corazón palpitante con el cuchillo de obsidiana. Luego se tira el cuerpo para que sea comido. Cortés se lo juega todo, subiendo con sus hombres a derribar esos ídolos sanguinarios. Es lo primero que hace en Tabasco, donde se le entregan veinte esclavas, entre ellas la inteligentísima Malinche, vendida como esclava por sus padres y seguramente destinada a ser sacrificada.

Los sacrificios, por lo general, se perpetraban en prisioneros de guerras, que eran constantes con esa finalidad, y en adolescentes de pueblos sometidos, con lo que eran una forma extrema de dominación. Esa finalidad de terror queda manifiesta cuando los prisioneros de la “noche triste” son sacrificados ante los ojos de sus compañeros.

 

Este carácter libertador de Hernán Cortés y sus hombres –Bernal Díaz del Castillo nos recuerda que la gesta fue colectiva- ha sido negado de dos formas. La primera, indicando que los sacrificios humanos eran una costumbre que Cortés no respetó. Una costumbre muy terrible que hace que La Malinche se sienta liberada -no es ninguna traidora, es una libertadora, igualmente- y que los pueblos combatan contra los aztecas y que protestan ante Cortés porque no mate a los prisioneros.

La otra forma ha sido negando, contra toda evidencia, la existencia de esos sacrificios humanos. Un equipo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México ha descubierto recientemente una torre cilíndrica creada a partir de más de 650 cráneos y miles de fragmentos humanos junto al Templo Mayor.

 

La torre, hallada cerca de la Catedral Metropolitana de Ciudad de México, uno de los lugares de culto más importantes del país, tiene seis metros de diámetro y cuenta con calaveras de guerreros rivales, pero también de mujeres y niños, según ha revelado el equipo de investigación.

Por norma general, los aztecas decapitaban a las víctimas de sus sacrificios humanos. Una vez hecho esto, los sacerdotes, tras hacer agujeros en los cráneos, los colgaban unos junto a otros creando una torre. Este tipo de torre, conocida como ‘tzompantli’, tenía como objetivo infundir el miedo en el corazón de sus enemigos, quienes se encontraban con este tipo de edificaciones. Mensaje: esto es lo que os espera.

El interior de la torre.

Pese a que los arqueólogos han descubierto en el pasado algunos tzompantli en regiones como Chichen Itzá o Tulam nunca antes se había encontrado el más famoso de todos, el registrado por el soldado español Andrés de Tapia como Huey Tzompantli en 1521, quien aseguraba que se encontraron una torre que contaba con más de 60.000 cráneos en su estructura.

A pesar de que los arqueólogos realizaron las primeras excavaciones en 2015, no ha sido hasta dos años más tarde cuando el equipo de investigación ha descubierto los 676 cráneos y la torre de seis metros de diámetro. Según han explicado los investigadores, se trata de un hallazgo hasta ahora desconocido que obliga a reinterpretar tanto las tradiciones bélicas como religiosas de los aztecas.

Tras el hallazgo, los arqueólogos tratarán de excavar el centro de la torre con el objetivo de desentrañar sus misterios. Hasta la fecha no se sabe con exactitud qué se guardaba en el centro de estas estructuras, por lo que es uno de los próximos retos del equipo de arqueólogos.

Los aztecas no eran la reencarnación del buen salvaje de Rousseau. Eran un imperio expoliador y sanguinario. Mel Gibson en Apocalypto ha recreado magistralmente ese mundo, al que puso fin ese gran hombre que fue Hernán Cortés, marqués del valle de Oaxaca.

 
 
]]>
<![CDATA[La Sierra Norte es un destino histórico: Descúbrelo]]>

]]>
La Sierra Norte de Madrid no puede entenderse sin volver la mirada a nuestra historia y con ella a nuestro gran patrimonio que ha sido testigo de numerosas vivencias a lo largo de los años.

La protección y el cuidado que se le ha dado a la herencia cultural propia del pasado de nuestra Sierra, hacen que hoy en día, se pueda disfrutar de su magnitud y continuar trasmitiéndola a generaciones futuras.

Entre el patrimonio más reconocido en la Sierra podemos encontrar Monumentos declarados Histórico Artísticos, Bienes de Interés Cultural como el casco antiguo de Torrelaguna, el Monasterio del Paular, el Conjunto histórico–artístico de Buitrago del Lozoya, el Yacimiento Neandertal en Pinilla del Valle, Patones de Arriba o la Necrópolis de Sieteiglesias.

Zonas declaradas de Bien de Interés Cultural “zona arqueológica” como el municipio de La Cabrera y Redueña o las Atalayas de origen árabe.

Y numerosas construcciones menos reconocidas pero no por ello menos interesantes como La Iglesia de San Vicente Mártir en Braojos, la iglesia de San Mamés, Yacimientos en la Dehesa de la Oliva en Patones o la Ruta del Frente del Agua.

LAS INFLUENCIAS HISTÓRICAS:

Debido a su emplazamiento, en la frontera natural que forma el Sistema Central, la Sierra Norte en muchas fases de su historia se ha encontrado en una especie de tierra de nadie, en la que se ha ido forjando una identidad propia.

La cultura se ha desarrollado a partir de unos modos de vida en la montaña, sometida en muchos momentos al aislamiento e influenciada en gran medida por la ganadería y el pastoreo.

A continuación nos trasladaremos a dos épocas muy diferenciadas entre sí pero que mucho tienen en relación con la Sierra Norte y destacan este año en la zona de una forma muy especial.

CONMEMORANDO EL V CENTENARIO DE LA MUERTE DEL CARDENAL CISNEROS PRESENTAMOS… “LA CUNA DE CISNEROS”:

Corría el año 1436 en Tordelaguna, o Torrelaguna, como bien lo conocemos actualmente, cuando nació Gonzalo Jiménez de Cisneros o Francisco que fue el nombre que más tarde elegiría al entrar en la religión.

En ese momento Torrelaguna ya disponía de la concesión de villa libre y gracias al mercado libre de impuestos prosperaba.

El auge de Torrelaguna se produjo entre el s. XV y el XVI, coincidiendo con la época de poder del Cardenal Cisneros, con la construcción de la iglesia de Santa María Magdalena , y con el establecimiento de algunas familias nobles, como los Bernaldo de Quirós. Sin embargo, su importancia fue decreciendo en los años posteriores.

En 1808, las tropas francesas entran en Torrelaguna provocando importantes destrozos.

A mediados del siglo XIX, Torrelaguna comienza a recuperar cierto dinamismo con la construcción del Canal de Isabel II, y aunque la Guerra Civil también causó grandes daños materiales, la Villa, fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1973 en reconocimiento a su valioso patrimonio.

Las huellas del Cardenal son numerosas. Algunas están en ruinas, otras se han integrado en la vida actual del municipio o mantienen su uso religioso:

Cruz de Cisneros. La casa natal de Cisneros en Torrelaguna no se ha conservado. En el lugar donde se alzaba se erigió una cruz de piedra.

Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena. Es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica madrileña. Su construcción abarca desde los primeros años del siglo XV hasta el primer cuarto del siglo XVII. De planta basilical con tres naves, cuenta con cinco capillas en los laterales. Los retablos son barrocos y platerescos. Entre ellos, resalta el del altar mayor, de tipo churrigueresco, atribuido a Narciso Tomé. A su izquierda, en una capilla lateral, se encuentra el denominado “Cristo de Cisneros”, donado por los Reyes Católicos, además de un sepulcro plateresco y los restos del poeta Juan de Mena.

Antiguo pósito o almacén de grano. En 1514 Cisneros estableció un almacén de grano para las épocas de escasez. La fachada presenta dos alturas, con hermosas galerías porticadas. En la parte superior derecha, encontramos una lápida con el escudo cardenalicio arzobispal de Cisneros. En la actualidad el edificio alberga las dependencias del Ayuntamiento.

Abadía de las Madres Concepcionistas Franciscanas Descalzas. Del siglo XVI, destaca el retablo de su iglesia, obra del siglo XVII del escultor Michel Tomas, con la Inmaculada Concepción como tema principal. Interesante también resulta la fachada del templo, de tipo renacentista.

Ermita de Nuestra Señora de la Soledad. Levanta en diferentes fases a partir del antiguo Humilladero de la Vera Cruz, presenta elementos góticos y barrocos. De planta de cruz latina con nave única, se convirtió en santuario de la Patrona de la localidad en el siglo XVIII, época de la que data su interesante camarín con bóveda pintada.

Monasterio Franciscano de la Madre de Dios. Fundado por el Cardenal Cisneros y destruido por las tropas de Napoleón, del que sólo queda la espadaña del siglo XVI y restos de muros.

Convento de las Carmelitas de la Caridad. Construido a finales del siglo XIX como fundación benéfica para la enseñanza de niños pobres. Se compone de iglesia de estilo neogótico, casa convento, aulas y residencia. La fachada, con rosetón y espadaña, ha sido restaurada recientemente. 

Plaza de la Montera. Pintoresco espacio en el que se pueden apreciar buenos ejemplos de arquitectura civil. En ella se levantaron dos hermosas casas solariegas en los siglos XVII y XVIII, realizadas en estilo típicamente castellano, basado en el ladrillo y la piedra. En la actualidad, mantienen todo su esplendor y conservan sendas cuevas-bodegas en su interior, muy frecuentes en las viviendas del casco histórico.

Palacio de las Salinas. Su construcción se asocia al taller de Gil de Hontañón, en el siglo XVI. En la actualidad, sólo se conserva la fachada del edificio original, de estilo renacentista, considerada como la antecesora de la Universidad de Alcalá de Henares.

Alfolí de la Sal o Alhóndiga. Antiguo mercado, edificado entre los siglos XIV y XV, que luego se convirtió en almacén de sal, o alfolí. Hoy en día, rehabilitado como restaurante, con posibilidad de visitar sus cuevas.

Hospital de la Santísima Trinidad. Fue construido en el siglo XV, aprovechando la mezquita y la sinagoga antiguas. Actualmente, alberga la Casa de la Cultura, tras su reciente reconstrucción, en la que se han mantenido elementos mudéjares y góticos de épocas anteriores.

Centro Moltalbán. Edificado en 1915 para funcionar como escuela de primaria. Hoy es la sede de la Biblioteca Municipal.

Puerta del Cristo de Burgos. En su origen, uno de los accesos de la casi desaparecida muralla medieval. Se trata de un arco de medio punto con dovelas de piedra, donde había una hornacina con una talla de un Cristo.

Atalaya de Arrebatacapas. Una de las seis torres de vigilancia construidas por los musulmanes en la vega del Jarama para la protección de Toledo. Data del periodo emiral, siglo IX. Situada en las afueras del municipio, en la carretera M-131, en dirección a El Berrueco.

¿Sabías que?

Durante un tiempo se barajó la posibilidad de abrir en Torrelaguna la Universidad de Alcalá.

El poeta y secretario real, Juan de Mena, murió en el pueblo al caerse del burro.

Los franceses asolaron la localidad para buscar al “Empecinado durante la guerra de la Independencia.

Al rey Alfonso XIII le devolvieron un reloj que había olvidado después de lavarse las manos en una pila.

 

No te pierdas la visita a éste municipio. Para más información, consultar la página web www.torrelaguna.es/turismo

 

 

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

La ruta que se presenta es parte de una actuación del Ayuntamiento de Puentes Viejas y la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid para incluir en el plan de yacimientos visitables la zona fortificada del denominado Frente del Agua.

¿Sabías que? Tras tres años de conflicto, los soldados de los dos bandos llegaron a confraternizar. Desde iniciar un partido que fútbol que no se pudo continuar, a intercambiar tabaco, ya que el tabaco estaba en Canarias, zona franquista y el papel en Alicante y Murcia, zona republicana o cantos jaleados entre las trincheras ocurrían a menudo en este frente.

 

Este Frente tuvo una importancia estratégica, dado que su control permitía el acceso al abastecimiento de agua de los dos principales embalses que abastecían a la capital: Puentes Viejas y El Villar. La caída anticipada de los embalses en manos del ejército franquista hubiera supuesto un duro revés para la defensa de la ciudad de Madrid.

La importancia del recurso hídrico provocó que el ejército republicano y el franquista dedicaran miles de soldados a defender sus posiciones, estabilizando el frente y situando las tropas de ambos bandos en hitos fortificados separados escasos centenares de metros.

El itinerario recorre varios vestigios de la batalla como son los nidos de ametralladoras, todos salvo uno con los techos bastante bien conservados. Los del ejército republicano con una abertura segmentada y los franquistas con una abertura continua.

Las trincheras, cavadas en profundidad, permitían disparar al enemigo cubriendo el cuerpo de los disparos y el permitiendo el desplazamiento con cierta seguridad por el terreno. Actualmente están casi totalmente tapadas por tierra.

Al mando de las tropas franquistas se encontraba el general García Escámez y el comandante Rada con el centro de mando en el cerro de Piñuecar. Las tropas republicanas, las órdenes del general Carlos Bernal y dirigidas desde el cerro El Portachuelo detuvieron inicialmente la ofensiva.

La ruta constituye una primera fase de la restauración del yacimiento visitable que cuenta con muchos más hitos fortificados de la Batalla del Agua.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) la toma de Madrid fue uno de los objetivos principales del ejército sublevado. El general Mola, responsable del frente Norte, organizó columnas militares desde Pamplona y Burgos que partieron hacia Somosierra.

Para defender este paso la Republica movilizó contingentes con milicianos, guardias de asalto y carabineros. El 25 de Julio de 1936 las columnas enviadas por Mola consiguieron tomar el puerto, pero fueron detenidas en Buitrago por las tropas gubernamentales apoyadas por la aviación. Desde ese momento se definió una línea de frente en esta zona de la sierra.

El municipio de Paredes de Buitrago, el cual pertenece actualmente a Puentes Viejas, tuvo una gran importancia durante la Guerra Civil, ya que la defensa de los dos embalses principales que surtían a la capital, Puentes Viejas y el Villar, era vital para el abastecimiento de agua a Madrid. Debido a esto se construyeron trincheras, nidos de ametralladoras, refugios, etc., que hoy día se mantienen en un muy buen estado de conservación.

En definitiva, algo tan esencial como es el abastecimiento de agua provocó que un número importante de soldados franquistas y republicanos, se dedicaran a defender esta zona creando el Frente del Agua.

La batalla del agua

Una manera práctica de obligar a una gran ciudad a que se rinda es cortarle el suministro de agua. Eso mismo es lo que pretendieron los soldados de Franco durante la Guerra Civil, que trataron de conquistar el pantano de Puentes Viejas, al norte de la capital de España. Pero las milicias republicanas se lo impidieron tras un largo y sangriento combate. De camino al pantano había una colina llamado Cerrado Pelado, entre los pueblos de Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón.

Los combates por esta colina fueron intensos. Los republicanos sabían que si sus enemigos la tomaban ya estarían casi en el pantano, por eso ofrecieron una resistencia numantina. Y tuvieron éxito.

Los franquistas no lograron conquistar el Cerro Pelado, que quedó dividido exactamente por la mitad entre los dos bandos: la cara sur, ocupada por los republicanos, y llamada “Loma Quemada” y la cara norte tomada por el ejército de Franco, conocida como “Loma Verde”. Ambos lados se fortificaron y no trataron de conquistar la zona opuesta durante el resto de la guerra. El Cerro Pelado y todo el sector de Somosierra se convirtió en lo que se llamaría un “frente dormido” hasta el fin del conflicto en 1939.

Precisamente destaca el puesto de mando franquista en la “Loma Verde”, un búnker en perfecto estado, en el que todavía se puede leer sin ninguna dificultad el nombre de una unidad que sostenía el frente en aquel sector. “Las 7ª y 8ª Centurias de Ametralladoras de Falange”. También en la zona republicana se pueden contemplar fortines y nidos de ametralladora en admirable estado de conservación.

En definitiva, durante este recorrido se puede contemplar cada posición, los observatorios, nidos de ametralladoras, puestos de mando o elementos defensivos de cada uno de los bandos.

 

No te pierdas las visitas guiadas que se realizan desde el ayuntamiento de Puentes Viejas todos los sábados, domingos y festivos a las 10:30 y 16:00h. Para más información visitar la web www.sedellanaturaleza.com o contactar a través de ventealcampo@sedellanaturaleza.com o en los teléfonos 667 014 701(Fco. Javier) y 622 311 184 (Carolina).

DESCUBRE MÁS DE LA SIERRA NORTE AQUÍ

 

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Un proyecto estudia la dieta de los neandertales]]>

]]>
El yacimiento arqueológico de La Pinilla, en el valle del Lozoya, es el foco de la investigación de la evolución de dieta de los homínidos para observar su influencia en el ser humano de hoy en día y en algunas enfermedades.

 

El consejero de Educación, Juventud y Deporte, Rafael van Grieken, ha visitado hoy el yacimiento, cuyos trabajos encabeza el científico Juan Luis Arsuaga, indica la Comunidad en una nota.

 

Para Van Grieken el valle del Lozoya es "un entorno único en Europa" que busca "esa sensibilización con algo tan bonito como es la arqueología, describiendo la vida de hace 35.000 y 45.000 millones de años".

 

El consejero ha explicado que este proyecto pretende vincular la dieta de los neandertales y cómo pudo afectarles a la historia de una especie que desapareció, "si tuvo algo que ver con la alimentación que tenían".

 

"Conocer nuestro pasado puede tener implicaciones con respecto a nuestro futuro", ha dicho.

 

La Comunidad subvenciona a través de su convocatoria de ayudas a Programas de actividades de I+D en Biomedicina, a las que destinará 25 millones de euros en los próximos cuatro años, proyectos como el de La Pinilla.

 

Con ellas se han financiado hasta ahora 65 programas de investigación en los que han participado 4.572 investigadores.

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Cesárea «Sara» Sierra, asesina en compañía del mayordomo]]>

]]>
Su marido, divorciado de la primera esposa, era un multimillonario con ansias de disfrutar que llevaba una vida confiada. La esposa habría de confabularse con el mayordomo-hombre de confianza para matarle a martillazos. Su ambición era repartirse la herencia. Aunque durante el juicio se dijo que la rica del matrimonio era ella, en la sentencia figura como insolvente.

El empresario Fermín Canales Pueyo, aragonés afincado en la capital, solía echarse la siesta después de comer. Así lo hizo el 28 de febrero de 1995 sin sospechar que no llegaría a levantarse jamás. A este hombre, al que algunos consideraban un nuevo rico, le gustaba trasnochar, por lo que le era obligado el descanso a mediodía. Como cualquier hábito, resulta funesto cuando alguien está planeando tu muerte.

El empresario, de cincuenta y nueve años, propietario de una floreciente empresa de plásticos, había comido en un restaurante con su esposa, Cesárea Sierra, natural de Orellana de la Sierra (Badajoz), de profesión ama de casa, a la que le gustaba que le llamaran Sara. Contrajeron matrimonio en segundas nupcias. Llevaban casados desde el 27 de septiembre de 1994.

Apenas unos meses de luna de miel para una pareja de veteranos -él aportaba tres hijas de su primer matrimonio con las que no tenía relaciones fluidas-, que había iniciado un rápido distanciamiento. Desde semanas atrás, la señora se marchaba al chalé de Galapagar mientras el marido prefería quedarse en la vivienda familiar, piso 6.º, puerta A, del número 1 de la calle Quintana, de Madrid, en el tradicional barrio de Argüelles.

Aquel día, después del almuerzo, subieron juntos a la casa. Fermín se dirigió al dormitorio, acostándose, sin zapatos ni pantalón, con las ventanas cerradas, como era su costumbre, para una larga siesta que solía terminar entrada la tarde, aunque aquella sería la siesta más larga que hubiera dormido nunca. Sara aprovechó para realizar algunas llamadas telefónicas. Poco después salió a dar una vuelta con el perrito.

Durante el sueño, Fermín recibió la visita del asesino. Una figura musculosa se introdujo en su dormitorio. Llevaba en la mano el martillo que había sacado de la caja de herramientas de la casa. Situado muy cerca de la cabeza del durmiente, le descargó una serie de fuertes golpes. No menos de diez, en la región temporal derecha. Casi todos eran mortales, pero, desconfiando de su habilidad, quiso asegurarse obstruyendo las vías respiratorias de su víctima con un almohadón. Lo hizo con tanta fuerza que le fracturó los huesos de la nariz. Tras quitarle el lujoso Rólex de oro que llevaba en la muñeca, le cubrió el rostro con la colcha.

Tan sigiloso como había llegado, abandonó la alcoba. Minutos más tarde salía en coche por el garaje. Sara quizá le abrió la puerta al autor material o este entró directamente con una llave. Ella estuvo abajo el tiempo que le concedió el perro para hacer pis en la calle. Tal vez subió al piso cuando su marido estaba ya muerto, pero, si lo hizo así, no pasó a despedirse de él antes de marcharse a pernoctar a Galapagar como era su costumbre.

A Sara, extremeña de cuarenta y nueve años, que tenía dos hijos de su anterior unión matrimonial, le gustaba prever el futuro. Incluso tenía una vidente a la que solía consultarle para que le orientara en sus negocios. Era entonces una mujer morena, de aspecto agradable, con un timbre de voz sugerente.

Se había casado por segunda vez no solo porque aquel hombre le pareciera atractivo, sino porque gozaba de una posición envidiable. Según los cálculos que haría el fiscal de la causa, disponía de un patrimonio de unos mil millones de pesetas. Lo conoció en Benidorm. Para una seductora atrevida como ella fue relativamente fácil llevarle al altar. Sin embargo, no pudo evitar que, una vez consumado el matrimonio, Fermín recuperara usos de otro tiempo como salir solo de fiesta por las noches.

Lo que al principio no era más que un motivo de enfrentamiento entre la pareja, se transformó en dolorosa preocupación para la esposa, que empezó a pensar que el comportamiento de su marido era perjudicial para la gestión de los negocios.

A finales de 1994, Sara temía por la integridad de la fortuna, a la vez que las desavenencias se convertían en una separación de hecho. Ella suponía que su marido mantenía relaciones con prostitutas o incluso con homosexuales. Fue entonces, según el relato del fiscal, cuando surgió en su mente la idea de liquidar a Fermín.

Para llevar a efecto su plan contaba con la complicidad de David Florencio Jiménez Ortega, de treinta y cinco años, un extraño individuo que había aparecido en su vida unos meses antes, convirtiéndose en un elemento imprescindible en la existencia cotidiana de la pareja. Le conocieron en un supuesto encuentro casual, en el portal de la casa, que más parece el resultado de una hábil planificación para tratar de aprovecharse de su buena situación económica.

Esta sospecha adquiere verosimilitud al conocer el pasado del individuo, con antecedentes penales por robo. Mediante una simple conversación sobre lo caro que está todo, pero en especial los alquileres en la zona de la calle Quintana, David logró ganárselos con su probada locuacidad. Dado que aquel simpático argentino no tenía un duro, le pusieron un tentador sueldo convirtiéndolo en secretario para todo: asesor económico, chófer, guardaespaldas, mayordomo… Poco tiempo más tarde las decisiones importantes no se tomaban en aquella casa sin que David diera su parecer.

Un varón mucho más joven que su marido le suponía a Sara un aliado fundamental. Primero intentó influirle para que Fermín adoptara un modo de vida más acorde con sus deseos; luego quiso servirse de él en sus nuevos planes.

Poco a poco, David fue evolucionando de hombre de confianza de Fermín, que le trataba como un padre, a confidente de la mujer, que le tenía por persona imprescindible en su vida de relación. Le bombardeaba a cualquier hora con mensajes al «busca».

Avanzado el plan, la mujer firmaba sus notas con el nuevo apodo de Nuria. Con esa dependencia a nadie puede extrañarle que el día del crimen, tal como consta en la sentencia, Sara telefoneara a su amigo: «David, por favor, ya estoy en casa; llama al móvil». Presentándose el requerido poco después para llevar a cabo el trabajo de la muerte. La policía encontraría sus huellas inexplicables en la puerta del dormitorio principal, tal vez confiado en que habría de funcionar el cuento que habían urdido consistente en simular la entrada de ladrones en el piso.

Tras dar muerte a Fermín, David salió a cenar con su novia, recibiendo mientras estaba con ella varias llamadas, cada vez más apremiantes, de Sara. Estaba nerviosa, sola, en el chalé de Galapagar. David fue a verla sobre las doce de la noche, una vez dejó a su acompañante. Entre otras cosas, para comunicarle que «le había dado fuerte a su marido». En una bolsa llevaba oculto el martillo que había servido de arma homicida.

Al final de la conversación que ambos sostuvieron le pidió que lo hiciera desaparecer. Ella lo tiró a la basura después de cerciorarse del contenido de la bolsa. En otra ocasión le daría otro envoltorio, este con el Rólex, del que también se desprendió.

A la mañana siguiente, observando escrupulosamente el plan preconcebido, Sara volvió al piso familiar de la calle Quintana. Allí trabajaba la secretaria de su marido, ya que él tenía su despacho en el propio domicilio, Paz Beatriz Escuti, ajena a todo lo que había pasado. Penetró en la alcoba de matrimonio. Apenas pasaron unos segundos. En seguida se oyeron gritos. Sara salió agitada de la habitación:

-¡A mi marido lo han matado!

La cabeza de su esposo estaba cubierta por la ropa de la cama. Ella no lo movió. Al ver el bulto entre las sábanas, salió corriendo. Se diría que no pudo ver nada. El nerviosismo extremo la delataba. La secretaria trató de hacerle ver que podría tratarse de un derrame cerebral o de un ataque al corazón. Pero ella insistió:

-No, lo han matado -como sabiendo de sobra lo que había pasado.

Luego intentó que una de las hijas del muerto renunciara a su parte de la herencia. «Puesto que no lo quieres, tampoco querrás su dinero», vino a decirle la madrastra. Era como si hubieran estado preparando todo de antemano. Incluso el mayordomo preguntó con intención si el empresario, que podría tener una enfermedad mental, no había intentado suicidarse en alguna ocasión. Podría ser una pista para camuflar la muerte.

Los negocios era la excusa habitual de Fermín para quedarse en Madrid, porque, claro, no lo iban a ser las amistades fronterizas, los clubes de alterne, ni el placer de dilapidar la fortuna, que era lo que ella le achacaba.

Era un hombre de carácter fuerte, de quien se sospechaba que pudiera sufrir algún trastorno mental, secuela de la profunda depresión sufrida al separarse de su primera esposa, pero que, según todos los testimonios, a Sara, su segunda esposa, siempre la trató como a una reina. Desde que se casaron había cambiado. Puede que hubiera cambiado antes pero que no se notara hasta después del segundo matrimonio.

Era respetuoso, formal. A Sara nunca le faltó al respeto. Pero eso no tenía nada que ver con que le gustara divertirse. Incluso circula alguna leyenda sobre su forma de comportarse. Los periódicos de la época informan de que en algunos locales de copas le gustaba llamar la atención. Lo conseguía colocando un millón de pesetas encima de la barra para, acto seguido, informar a todos de que no pensaba marcharse hasta que se acabara el dinero. Era el hombre del millón. Una visita, un fajo con un millón. Tal vez eso es lo que más le asustaba a Sara: trescientas visitas, trescientos millones.

Ella le había conocido solo tres años antes. Tenía buena opinión de él como empresario. Sus referencias eran muy buenas, pero se encontraba insatisfecha de su relación. Era un hombre que se refugiaba cada vez más en supuestas citas de negocios. Había dejado de interesarse por lo que verdaderamente tenía importancia a juicio de su mujer. Apenas dormían juntos. Ella ya no podía saber cuántas veces iba él a los bares con el fajo de billetes. Mucho gasto, mucho dispendio en el umbral de la vejez, cuando más asusta quedarse sin recursos. La ambición de Sara era embolsarse todo aquel caudal de dinero, lo que la llevó a planear el asesinato.

La sentencia del tribunal que la juzgó la consideró merecedora de una condena de veintisiete años de cárcel, igual a la que cayó sobre la cabeza del autor material del delito, David Florencio.

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Historia de los encierros en Torrelaguna, por Moises Celestén]]>

]]>
“Se aproximan nuestras Fiestas Patronales y, con ellas, todos los acontecimientos que se celebrarán con tal motivo. Entre todos ellos, uno de los que más interés despierta, por no decir el que más, es el encierro.

Ese “tradicional encierro con las reses que se lidiarán por la tarde”.

Ese festejo reminiscencia del traslado a pie de los toros desde su dehesa hasta la plaza en la que iban a ser lidiados.

Esa mezcla de colores y sonidos capaz de provocar las más distintas y variadas sensaciones: desde la calma tensa causada por el estallido del cohete anunciador del comienzo del encierro hasta el estado de agitación que produce ese “¡ay, ay, ay!” con el que algunas espectadoras nos anuncian la inminente llegada de las reses.

Ese voluntario y gratuito juego con los toros que puede convertirse en tragedia en unos pocos segundos...

Quizá sean éstas las razones por las que este singular espectáculo despierta tanto interés. Lo que sí es cierto es que, cada día de encierro, en nuestras calles, se da cita una multitud de gente muy distinta, tan distinta, que nos podemos encontrar con lugareños y foráneos, con grandes y pequeños, con trasnochadores y “madrugadores”, con aficionados a los toros y no aficionados...

Sin embargo, el encierro de Torrelaguna, nuestro encierro, aunque sigue despertando un gran interés y aunque sigue concitando a un público tan plural, desde hace unos años, ha perdido encanto, ese encanto especial que poseía cuando toros y corredores subían por la popular calle de Los Sastres, particular Estafeta torrelagunense, para llegar a aquella peculiar plaza de toros en que se convertía la plaza del pueblo; ese encanto especial... que le hacía ser distinto.”

 

Este texto lo escribí para la columna de contraportada del número 9 del desaparecido periódico local “La Espadaña” publicado en agosto de 2006. Su título era “El encierro” y, en él plasmaba mi particular visión de lo que es este festejo popular tan arraigado en nuestra localidad.

 

Como decía, entonces, para mí el encierro de Torrelaguna, nuestro encierro, perdió ese encanto especial que le daba el ver cómo los toros llegaban al pueblo y subían por la calle Cardenal Cisneros, popularmente conocida como “Calle de los Sastres”, para llegar a la Plaza Mayor en la que se ubicaba aquella peculiar y característica plaza de toros. Eso era algo que le hacía no sé si único, pero sí, desde luego, distinto. Mientras en encierros de otros lugares veías cómo los toros abandonaban el pueblo hasta llegar a los respectivos cosos taurinos situados en las afueras, el nuestro seguía manteniendo ese sabor añejo que le daba, sobre todo, el transitar por la emblemática calle Cardenal Cisneros tras haber recorrido las calles Malacuera y La Cava para llegar al pueblo.

 

Este itinerario se mantenía en recuerdo de aquel que realizaban las reses que se iban a lidiar en los festejos taurinos llevados a cabo en nuestra localidad cuando el traslado de éstas se realizaba a pie acompañadas por bueyes y vaqueros desde las dehesas en que se criaban. Estas llegaban a nuestro término municipal los días previos a las funciones taurinas. Los distintos testimonios no se ponen de acuerdo en la zona en la que paraban las reses una vez llegaban a Torrelaguna: las inmediaciones del Puente de San Vicente, en la zona conocida como “Las Zorreras”, situada en las proximidades de la Casa de Oficios, o la misma Casa de Oficios son las ubicaciones que nos indican estos testimonios. Allí aguardarían la llegada de los días de festejo momento en el que eran trasladadas hacia la plaza de toros llegando al pueblo –ahora sí coinciden estos testimonios– por la Cruz de Piedra y subiendo por las calles Malacuera, La Cava y Cardenal Cisneros hasta llegar a la plaza Mayor en la que se albergaba el coso taurino.

001

Cuando el traslado de las reses desde las dehesas comenzó a realizarse en camiones, el encierro siguió manteniendo su transitar por las calles Malacuera, La Cava y Cardenal Cisneros, pero ahora fija su salida en el antiguo Lavadero. Este recorrido se mantuvo hasta el año 1994.

Fotos:

Angelines Blanco; Gregorio Lozano; “Documentos Históricos Taurinos” de Isidoro Rodríguez “Tato”.

Francisco J. García; José Cid; Cartel Taurino de Torrelaguna de 1994.

Andrés Moraleda; Libro de las Fiestas de Torrelaguna de 1994; Libro de las Fiestas de Torrelaguna de 1999.


En los trabajos que estoy llevando a cabo junto a Jorge Benito y José Cid para intentar recopilar toda la tradición taurina de nuestro municipio, hemos encontrado documentación en la que se muestra cómo se realizaban estas operaciones de traslado del ganado de lidia. Así lo podemos comprobar a través del contrato firmado por el ganadero Victorio Torres, de Colmenar Viejo, y Lucas Miguel, Francisco Javier Oñate, Francisco Montero y Gabriel Lucas, vecinos de Torrelaguna encargados de la organización de las funciones taurinas que tendrían lugar en nuestra localidad los días 18 y 19 de septiembre de 1922. En él, además de los acuerdos económicos y otras cláusulas, el citado ganadero colmenareño se comprometía a que los toros llegarían a nuestro término municipal el día anterior al de la celebración del primer festejo y a cerrar los toros en la plaza cada día de función taurina.

Estos traslados a pie llegarían a realizarse así hasta mediados del siglo pasado, momento en el que el traslado de las reses comenzó a llevarse a cabo en camiones. Desde entonces, esta reminiscencia de aquel traslado a pie de los toros seguirá transitando por las citadas calles, pero fijando su salida a la altura de donde hoy se encuentra el Centro de Salud, antiguo Lavadero. Incluso hubo algunos años, allá por la década de los ochenta, en los que se hicieron unos corrales dentro del recinto del Lavadero que alojaron a los toros en los días previos a su lidia y que la gente podía visitar para contemplar los astados a jugar en los festejos taurinos. Y en los años 1993 y 1994, el encierro llegó a salir desde la confluencia de las calles Malacuera y Lavadero donde se habilitó un corral de suelta para ajustarse a las nuevas normativas.

 

Según nos cuentan algunos de los más veteranos de nuestros vecinos, hubo ocasiones, sobre todo en las primeras ediciones, que no se llegó a respetar este recorrido tradicional. Así también lo atestiguarían las fotografías que ilustran un artículo firmado por el desaparecido crítico taurino Vicente Zabala Portolés que apareció en el número 1003 de la revista taurina “El Ruedo” de fecha 12 de septiembre de 1963, año en el que el encierro se debió de limitar a la calle Cardenal Cisneros. Sin embargo, podríamos afirmar, casi con total seguridad, que a finales de la década de los sesenta sí quedaría fijado ya el recorrido de costumbre con la salida desde el antiguo Lavadero.

012_4

Con alguna excepción y de forma anecdótica, el encierro debió de fijas su salida en la Puerta del Sol, limitando su recorrido a la calle Cardenal Cisneros.

Revista “El Ruedo”, número 1003 de 12 de septiembre de 1963. Artículo firmado por Vicente Zabala Portolés.


Este recorrido se mantuvo hasta que la plaza de toros abandonó su ubicación tradicional lo que ocurrió en 1995. Desde entonces, el recorrido del encierro variará tantas veces como cambios de ubicación sufra la plaza de toros, manteniendo en todos los casos el paso por las calles Malacuera, La Cava y Cardenal Cisneros, aunque en sentido contrario al habitual, pero perdiendo ese encanto que le hacía ser distinto: los toros ya no llegaban al pueblo, se marchaban de él.

002

Con los cambios de ubicación de la plaza de toros, también varió el recorrido del encierro, pero siempre manteniendo su paso por las calles Cardenal Cisneros, La Cava y Malacuera, aunque en sentido contrario. Fotos: José Cid


Entre los años 1995 y 1996, la plaza se instaló en la finca en la que hoy se encuentran las dependencias del Juzgado número 2. Así el encierro añadiría unos metros más a su recorrido por la calle Malacuera.

003
En 1997, nuevo cambio de ubicación del coso taurino. Ahora éste se instala al final de la calle San Francisco, casi en la incorporación a la N320. Y el encierro vuelve a variar su transitar: sigue pasando por las calles habituales para girar en San Francisco y recorrer hasta el final  esta última calle para volver a girar a la izquierda hasta llegar a la nueva ubicación.

004

Entre los años 1997 y 2012, el encierro transita por la calle San Francisco, prácticamente, en su totalidad. Fotos: José Cid


En 2005, la plaza de toros vuelve a sufrir un nuevo cambio de ubicación. Ahora lo hará al final de la calle Lilas. Así, el encierro vuelve a variar: continúa pasando por las calles tradicionales, además de San Francisco, pero ahora gira a la derecha para subir por la calle Lilas hasta llegar al coso taurino.

005

Hasta 2005, el encierro giraba hacia la izquierda al final de la calle San Francisco para llegar a la plaza de toros.

Entre 2006 y 2012, girará hacia la derecha para subir hasta el final de la calle Lilas.

Fotos: José Cid; Carolina García.


Tras este deambular de diecinueve años, en 2013, la plaza de toros vuelve a su ubicación tradicional, sin embargo, el recorrido del encierro no recupera su añorado transitar, pues se fija su salida en la calle San Francisco, aproximadamente, a la altura del cruce con la calle Santa Bárbara. De esta manera, recupera parte de su encanto, pues los astados recorren las calles de nuestro municipio para llegar al pueblo, no para marcharse. Vuelven a subir por la popular calle de Los Sastres para llegar a la plaza en la que se instala el coso taurino. Sin embargo, al encierro de Torrelaguna, a nuestro encierro, le sigue faltando algo…

006

En 2013, la plaza vuelve a su ubicación tradicional. Mientras, el recorrido del encierro lo hará en parte. Vuelve a subir por las calles Malacuera, La Cava y Cardenal Cisneros hasta llegar a la plaza de toros, pero, ahora fija su salida, prácticamente en el cruce de las calles San Francisco y Santa Bárbara.

Fotos: Juan Antonio Lozano (3); Juan Muñoz (3).


Será en 2015, cuando este popularísimo festejo vuelva a partir desde la calle Malacuera; vuelva a recuperar su recorrido tradicional; vuelva a recuperar su esencia; vuelva a recuperar aquel encanto especial que nunca debió abandonar.

007

En 2015, se recupera el recorrido tradicional

Fotos: Fermín Martín (2) y Juan Muñoz. Andrés Moraleda, Juan Muñoz y José Cid. José Cid y Moisés Celestén (2)


Quisiera mostrar mi agradecimiento por su colaboración a Jorge Benito, Angelines Blanco, José Cid, Víctor Espinosa, Vidal Expósito, Carolina García, Francisco J. García, Fernando Lozano, Juan Antonio Lozano, Gregorio Lozano, Fermín Martín, Andrés Moraleda, Carmen Morena, Juan Muñoz, Ramón Rodríguez y Juan Sanz, quienes no necesariamente deben de compartir mi opinión.

Extraído del Blog "De Celeste y Plata" de Moises Celestén, que PUEDES SEGUIR AQUÍ

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[La CAM quiere promocionar turísticamente muchas de las fortificaciones de la Guerra Civil ]]>

]]>
La Dirección General de Patrimonio Cultural ha localizado en un primer catálogo 462 bastiones en 68 municipios y ha creado una especie de 'comité de sabios' que asesore en esta ardua labor. El PSOE ha exigido más información del plan, que debe conjugar "patrimonio, memoria, reparación y justicia para que los trabajos de conservación sean coherentes". De momento, no hay dotación presupuestaria.

Todas las fortificaciones se encuentran actualmente protegidas (son bienes de interés patrimonial) desde el año 2013 gracias a la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, que reguló que los ayuntamientos deben realizar un inventario de todos los bienes protegidos que están en sus respectivos términos municipales, un trabajo que la gran mayoría no ha empezado a hacer. Hasta la fecha, el Ejecutivo autonómico ha invertido 353.700 euros en varias actuaciones, como la rehabilitación del Frente del Agua, 27 fortines, búnkeres y nidos de ametralladora situados en Paredes de Buitrago, que cuenta ya con un centro de interpretación que visitan los escolares madrileños; y en el Blockhaus número 13, un gran refugio de hormigón que hoy sigue vigilando la carretera de Colmenar del Arroyo hacia Navalagamella, en el oeste de la región.

Trabajos de restauración del Frente del Agua. (Paloma Bel)
Trabajos de restauración del Frente del Agua. (Paloma Bel)

 

Desde la comunidad entienden que hay que hacer mucho más y ayudar a los ayuntamientos en esa labor de catalogación. Para ello se ha creado un comité de sabios, "una comisión técnica de asesoramiento" presidida por la directora general de Patrimonio Cultural (Paloma Sobrini) y formada por especialistas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; el instituto de Historia y Cultura Militar del Ministerio de Defensa; la Real Academia de la Historia; la Universidad Complutense de Madrid, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas; el Ayuntamiento de Brunete; el Ayuntamiento de Morata de Tajuña; el Ayuntamiento de Puentes Viejas; la Asociación Grupo de Estudios del Frente de Madrid (Gefrema); la Asociación Colectivo Guadarrama; la Asociación Tajar; el Colegio Oficial de Directores y Licenciados en Filosofía y Letras, y el Colegio de Arqueólogos.

Un elenco variopinto que ha formado tres grupos de trabajo. Uno que identifique las grandes batallas y frentes que hubo en Madrid, otro que clasifique las diferentes tipologías de fortificación, y un tercero que seleccione las más importantes para su catalogación. El objetivo no es otro que documentar todos los fortines para su protección y conservación y posterior promoción turística. "Actualmente no existe un inventario serio, completo y, sobre todo, normalizado. Hay una necesidad de identificar la totalidad de las fortificaciones porque por sus características arquitectónicas son muy endebles. Y hay que catalogar perfectamente qué es una fortificación, qué parte de esas fortificaciones tiene que ser catalogada y conservada y, por tanto, 'a posteriori', puesta en valor", explica Jaime de los Santos, historiador y director de la Oficina de Cultura y Turismo.

 

De momento, el Ejecutivo autonómico ha identificado 462 fortificaciones en 68 municipios de la región, sobre todo en Somosierra, Brunete, la capital y el entorno del Jarama, los escenarios donde más enfrentamientos militares se produjeron. La capital lidera el listado con 47, mientras que en segundo lugar aparecen Rivas-Vaciamadrid y Arganda del Rey, con 36 cada localidad. Les siguen Aranjuez, Morata de Tajuña, Las Rozas, Valdemorillo, Quijorna, Guadarrama, Chinchón, Los Molinos, Navalagamella, Puentes Viejas, San Martín de la Vega... "El trabajo es ingente y en cualquier caso será incompleto, porque la metodología de trabajo es muy compleja", señala Antonio Morcillo, presidente de la asociación Gefrema. "Los grupos de trabajo llevamos sin reunirnos desde febrero, y espero que ahora se impulse de nuevo el proyecto. Pero no hay que olvidar que muchos ayuntamientos no tienen dinero para el trabajo de catalogación y cada vez se descubren más restos. Los trabajos llevarán años", sentencia Morcillo.

 

Un búnker del Frente de Agua, en la sierra norte. (Juanjo Ortiz)
Un búnker del Frente de Agua, en la sierra norte. (Juanjo Ortiz)

 

La comunidad comprende la dificultad porque, además, muchas de estas fortificaciones están en su mayor parte en terrenos rústicos de propiedad privada y hasta que no sean declarados bienes de interés cultural, si es que así lo merecen, no se podrá exigir a los dueños de estos terrenos que permitan la visita de los ciudadanos, como recoge la ley, en cuatro días al mes y de forma gratuita. También se busca el equilibrio territorial, porque aunque los puntos importantes son los que se concentran alrededor de la batallas de Brunete y Jarama, el proyecto busca que la red de fortines se extienda por toda la región.

El objetivo es la promoción, la difusión turística. La Dirección General de Patrimonio Cultural ya ha incluido en sus rutas patrimoniales los restos ya restaurados de la Guerra Civil que forman parte del Frente del Agua, en la sierra norte, un recorrido circular de nueve kilómetros, transitable a pie y en bicicleta, que recorre 27 fortificaciones. Una importante zona estratégica por la que lucharon republicanos y nacionales, entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón, que incluye nidos de ametralladora, amplios refugios de tropas y puestos de mando, líneas de trincheras y fortines republicanos (ladrillo revocado y techado con hormigón) y bastiones del bando nacional (hormigonados al completo). Un ejemplo de lo que se quiere hacer en todo Madrid, una especie de 'paquete turístico' para disfrutar de una parte de nuestra historia.

 

Interior de un fortín del frente de Brunete.
Interior de un fortín del frente de Brunete.

 

Otro de los puntos a tener que en cuenta es que también hay que modificar la ley regional de patrimonio que ampara y protege estas fortificaciones, ya que el Tribunal Constitucional anuló en julio de 2014 ocho de sus artículos porque entendía que invadía competencias estatales. La Asamblea de Madrid espera debatir la nueva ley en el último semestre de 2017. Los socialistas presentaron una enmienda al anteproyecto elaborado por el Ejecutivo que pide diferenciar dentro del capítulo de restos materiales de la Guerra Civil las construcciones de los parajes donde tuvieron lugar confrontaciones armadas entre los bandos contendientes. Parajes que deberán ser también protegidos bajo el régimen del paisaje cultural.

FUENTE: 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[La presa de Pontón de la Oliva, en Patones de Abajo, una obra de ingeniería hidráulica para almacenar el agua del río Lozoya ]]>

]]>
El Canal de Isabel II es uno de los organismos más importantes de la ciudad de Madrid, puesto que abastece a la capital de agua desde mediados del siglo XIX. El 24 de agosto de 1851, comenzaron los trabajos de construcción de la primera presa del canal: la de Pontón de la Oliva, situada en el municipio de Patones de Abajo.

Con 27 metros de alto y 72 de longitud, la presa de Pontón de la Oliva fue la primera gran infraestructura hidráulica que ayudaría a llevar el agua del río Lozoya hasta los hogares madrileños. Francisco de Asís colocó la primera piedra y del resto se encargaron unos 2.000 presidiarios.

En siete años, los reos construyeron la presa bajo unas deplorables condiciones de trabajo, llegando a padecer cólera en una epidemia. Juan Bravo Murillo, ministro de Comercio, Instrucción y Obras Públicas, fue quien mandó edificar esta gran presa que supondría el comienzo de la construcción del canal de 70 kilómetros de longitud hasta llegar a Madrid. Para coordinar los frentes de las obras, al haber tanta distancia, la forma de comunicarse fue a través de palomas mensajeras, ya que a caballo podía tardarse más de cinco horas.

Pero, a pesar de todo el esfuerzo de los prisioneros, se descubrió al poco de finalizarse la obra que la presa no contenía bien el agua del río, ya que se filtraba a través del permeable terreno calcáreo. A pesar de los numerosos intentos para impermeabilizar la base, el agua siguió ‘fugándose’ hasta quedar el embalse vacío.

La presa se encuentra en desuso, abandonada, enclavada en la sierra de Ayllón como un elemento más del paisaje. A su lado se erige una pasarela, pegada a la pared del cañón del río, desde la que pueden verse las argollas en las que se encadenaba a los prisioneros de la construcción que, al contrario que el agua del Lozoya, no pudieron escapar.

FUENTE: https://www.madridiario.es/447666/rio-profugo-ponton-oliva

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Asesinó a sus hijos porque temía que le retirasen la custodia]]>

]]>
Los Mossos d’Esquadra detuvieron ayer en Lloret de Mar (Selva) a una mujer británica por la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de entre cinco y seis. La policía autonómica estudia la hipótesis de que la detenida haya asfixiado a los dos menores, según fuentes policiales. El Juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde el secreto de sumario.

Sobre las dos de la tarde, los agentes recibieron un aviso del hotel Miramar, en el corazón de Lloret de Mar. En la habitación 101 se hallaban los cuerpos inertes de los dos menores. La madre de ambos llamó a la recepción para alertar de que algo ocurría entre las cuatro paredes de la estancia.

Varios sanitarios acudieron al lugar, pero ya era tarde. Los dos niños estaban muertos, aunque en las primeras observaciones no se observaron signos externos de violencia.

La mujer llevaba pocos días en la zona y tiene unos 40 años, según explicaron trabajadores del hotel. El padre de los niños, que se quedó en Gran Bretaña, tiene previsto llegar hoy a Lloret. La mujer dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la Policía Local y trabajadores del hotel.

Una empleada del establecimiento explicó que sobre las dos de la tarde los agentes bajaron a la recepción acompañados de la detenida y la sentaron en un sofá. «Estaba muy seria, fría. Supongo que no era consciente de lo que había hecho», explicó esa misma trabajadora, que prefirió no identificarse. Según ella, los agentes explicaron que los dos niños yacían pálidos y acostados en la cama de la habitación de hotel Miramar.

Tanto la madre como los menores permanecieron en el lugar hasta media tarde. A las seis, ambos cadáveres eran sacados del hotel en dirección al Instituto de Medicina Legal Forense de Girona, donde está previsto que hoy les practiquen la autopsia.

La madre abandonó el lugar a las 18.45 horas, escoltada por varios agentes de la policía autonómica y tratando de cubrirse el rostro con el cabello, camino de la comisaría de Blanes. Allí estaba previsto que le tomasen declaración. Los Mossos no aclararon ayer qué delitos se le imputan. El abogado de la detenida declinó hacer declaraciones.

A medida que avanzaron las horas, la puerta del hotel se llenó de turistas en chanclas y bañador, que en lugar de disfrutar de la playa optaron por fotografiar el trasiego de funcionarios y policías y el revuelo de las cámaras apostadas en la puerta del establecimiento. Mientras, la policía precintaba la habitación 101. En la escalera de emergencias, solitarios, varios colchones y somieres esperaban ser analizados por la policía científica.

La Embajada del Reino Unido en Madrid se limitó a señalar que están investigando el caso. A las seis de la tarde, un ramo apareció en la puerta del hotel. No estaba firmado, pero tenía un mensaje: «RIP. Dios ha ganado dos ángeles».

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[El Estado Islámico aplica lo que está en el Corán]]>

]]>
"No se puede decir que Islam sea igual a violencia, pero tampoco se puede decir lo contrario, que en el Islam no hay violencia. Sí hay violencia”. Y parte de esa violencia viene reglada desde su origen, desde el Corán y las experiencias de Mahoma, explica el islamólogo y jesuita egipcio Samir Khalil en una vídeo-entrevista para HM Television.

Un ejemplo extremo está en el terror que practica ISIS/Daesh. "El Isis se ha hecho bárbaro, no es ya humano, es inhumano. Matan niños, personas desarmadas, mujeres, han rehabilitado la esclavitud... Han organizado el mercado de esclavas como se hacía en la época de Mahoma. Una vez a la semana había ese mercado, y se compran esclavos como se compra la comida", señala el erudito egipcio. 

ISIS se organiza según el modelo de Mahoma del siglo VII: "Ellos, el ISIS, o Daesh en árabe, lo que hacen lo justifican en argumentos tomados de la vida de Mahoma, o del Corán, o de los dichos de Mahoma. Por ejemplo, la esclavitud, en particular de las mujeres. Era la cosa más banal, porque la guerra se hacía para esto, para tomar los bienes pero también para tomar personas. Hay en el Corán un capítulo que se llama "Capítulo del Botín" donde se explica cómo tomar el botín durante la guerra y donde leemos literalmente que Dios, según los musulmanes, dice que la primera parte del botín pertenece al Profeta Mahoma, que toma una quinta parte, un 20 por ciento de los bienes, de las mujeres, de los hombres, de todo, para él , para los suyos y para los pobres; después, el que ha luchado más, escoge en segundo lugar, etc... Mahoma organizó unas 60 guerras, incursiones, razzias -en árabe se dice rashuá-, ataques a caravanas... Daesh/ISIS no dice nada contra la ley islámica, han aplicado lo que está en el Corán, o en la vida de Mahoma o en las palabras de Mahoma",constata.

 
Samir Khalil, islamólogo natural de Egipto, profesor durante muchos años en Líbano, sacerdote jesuita

Un experto en Islam y mundo árabe


Doctor en islamología y profesor del Pontificio Instituto Oriental y del Pontificio Instituto de Estudios Árabes e Islamistas, ambos en Roma (Italia), Khalil es autor de más de 60 libros y más de 1.500 artículos especializados. Sus principales vías de investigación son: el Oriente cristiano, el patrimonio cultural y teológico árabe cristiano, el Islam y la integración de los musulmanes en Europa, así como las relaciones entre cristianos y musulmanes.

En la entrevista, Samir Khalil comienza hablando de la discriminación que sufren los cristianos en países musulmanes. Y afirma: “La discriminación que más nos cuesta es en el trabajo. (…) Hay muchas formas de discriminación para encontrar un trabajo”.

El P. Samil no habla en teoría. Nacido en Egipto, describe la experiencia de exclusión sufrida por su propia familia. 

Y reflexiona de esta manera: “¿Cómo se sabe que una persona es cristiana? En el carnet de identidad, en Egipto y otros países, se escribe la religión. En todos los países árabes. Así que, las discriminaciones existirán siempre, porque el sistema musulmán no consigue concebir una laicidad positiva, que es lo que nosotros pedimos. No el laicismo anti-religioso, que existe en algunos países occidentales, sino una laicidad positiva, como la llama también el Papa Benedicto XVI en su Exhortación Apostólica Ecclesia in Medio Oriente. Es decir, un laicismo en el cual no se haga distinción entre creyente y no creyente, cristiano, musulmán o hebreo”.

Libertad de conciencia


El siguiente argumento tratado es la libertad de conciencia. El P. Samil afirma con rotundidad: “(En el Islam) la libertad de consciencia no existe. Un musulmán que abandona públicamente el Islam es reo de muerte”.

Esta situación, contradice abiertamente el artículo 18 de la Carta Universal de los Derechos Humanos, que dice: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. 

El P. Samil continúa explicando este punto: como un occidental que revelara secretos de estado a un país enemigo es castigado, “si alguien abandona el Islam para cambiar a otra religión, es un traidor y por lo tanto tiene que ser castigado”, Ante esta situación, nuestro experto en Islam argumenta: “Yo digo: ‘Sí, pero allí estamos hablando del estado y de la política. Aquí se trata de religión’. Sí, pero este es el meollo del Islam: que es religión, estado, política, economía, todo”.

Hay otra dificultad seria con el Islam, y es que identifican Occidente y comportamiento moral de Europa y América con cristianismo, y se convencen que los cristianos son peores que los paganos.



El Islam más radical ha tomado el poder


Pasa después el P. Samil a reflexionar sobre la realidad del Oriente actual. Y dice textualmente: “Las tendencias más fanáticas del Islam, más radicales, han tomado el poder. Ha triunfado la fuerza y han aparecido movimientos radicales hasta llegar al Isis o Daesh. ¿Qué hay detrás?"

"Si miramos bien al Isis, primero, ¿qué quiere decir Isis? La abreviación viene en inglés: Islamic State in Irak and Siria. ISIS. ¿Por qué en Irak y en Siria? ¿Por qué no en Egipto o en otra parte? Porque en Irak los que gobernaban eran en su mayoría chiítas, puestos por los Estados Unidos después de que eliminaran a Saddam Hussein. Porque antes, bajo Saddam Hussein, el gobierno era esencialmente sunita. Pero como los chiítas eran más numerosos que los sunitas, América dijo: demos la mayoría a los chiítas. ¿Qué hay en Siria, quién gobierna? Los alauitas, los alauitas son chiítas. Entonces, cuando el Isis, que quiere decir Estado Islámico en Irak y Siria, quiere decir Estado Islámico ahí donde gobernaban los chiítas. Era un movimiento sunita contra los chiítas. Era muy claro". 

¿Quién está detrás de Estado Islámico? Samir Khalil lo ve claro: "Detrás están estados suníes radicales, esencialmente Arabia Saudita, Qatar y otros países. Pero ellos no hacen la guerra. Ellos financian la guerra. Hay gente pagada. Las armas vienen de occidente: América en particular y, en parte, Europa. ¿Quién las compra? Arabia Saudita. Y las hace llegar al Isis. Por eso es todo una artimaña que, para el occidente, es una cuestión económica, un buen negocio, digamos. Para Arabia Saudita y Qatar es una lucha contra los chiítas, que son musulmanes, pero que son vistos por ellos como herejes".

Islam y violencia


¿Cuál es entonces la relación entre Islam y violencia? 

Muchos musulmanes, dice Samir Khalil, afirman "Daesh no tiene nada que ver con el Islam, porque Islam quiere decir Salam, paz’". 

"Esto, en primer lugar, es una mentira lingüística. Puede significar salud, paz, la sumisión, etc. Islam quiere decir sumisión, sobreentendida esta sumisión a Dios. (…) Así que, decir que esto no pertenece al Islam es una mentira. La realidad es que el ISIS es cien por cien musulmán. Que no les gusta a los musulmanes y a su honor, quiere decir que quien dice que esto no es musulmán, es una persona moderada. Pero jurídicamente, es musulmán. (…) No se puede decir que Islam sea igual a violencia. Pero no se puede decir lo contrario, que en el Islam no hay violencia. Hay violencia”. 

Sí se puede convivir


El P. Samil concluye su intervención un pensamiento muy hermoso: “La situación es esta, pero la experiencia, como he dicho antes, muestra que se puede vivir juntos, en paz y tolerancia. Y es esto lo que tenemos que recrear hoy en día: ayudar a los musulmanes a vivir juntos como hermanos. (…) A nosotros nos toca dar otro modelo de coexistencia, de fraternidad, y decir de dónde lo hemos aprendido: del Evangelio y de Jesús. Si quieres ser perfecto, ve y sigue a Jesús. Vive según el modelo del Evangelio. Esta es nuestra misión”. 

“Se podrían cambiar muchas cosas si se dijese: Bien, Dios ha enviado a los musulmanes a Europa. Son ahora tal vez quince millones, casi. ¿Qué hacemos para hacerles conocer el Evangelio? Es decir, una superación del Islam y del ser humano ordinario. El Evangelio es el máximo. ¿Por qué no lo transmitimos? Antes, nuestros padres atravesaron los mares, afrontaron el martirio, fueron matados, etcétera… para ganar a un musulmán para el Evangelio. Hoy no tengo necesidad de atravesar el mar. Ellos vienen. Entonces, intentar marginarles… esto es un crimen. No es permisible. Se trata de acogerlos, y decirles: ‘Te doy la cosa más hermosa que tengo, el Evangelio’. (…) Y si alguien descubre que el Evangelio es de veras la cosa más hermosa, le invito a ser cristiano. Pero es una invitación, nada más”.  

Fuente:(ReL publicó este vídeo y este resumen de su análisis el 21 de julio de 2016; lo recuperamos por su gran interés para aportar luz sobre las motivaciones y lógica del yihadismo)
]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Para los que piensan que votar a VOX es votar distinto al PP: Su concejal de Guadarrama vota a favor de la retirada de calles]]>

]]>
En Guadarrama se ha acordado en Julio el cambio de nombres de 11 calles.

La noticia a algunos vecinos no les gusta y acto seguido se personan en el Ayuntamiento. para recabar información.
Las noticias que reciben estos vecinos, lo cual les alivia un poco es que se ha producido el acuerdo en el pleno por UNANIMIDAD, pero aún no se ha Publicado. Dichos vecinos han decidido personarse contra el acuerdo.
Pero lo peor de todo es que el mismo se toma por UNANIMIDAD con el voto favorable de todos los concejales, INCLUYENDO AL CONCEJAL DE VOX en Guadarrama

Una decisión que afecta a la calle de Pilar Primo de Rivera que pasará a denominarse Román Herranz, a la calle Carmen Cabezuelo (vease aqui la biografia de la asesina fascista)que pasará a ser Las Fraguas, la calle General Esteban Infantes que se llamará Camino Real, la calle General Fanjul que pasa a denominarse Fuente de Aldara, la calle Onésimo Redondo que se llamará Concejo de la Mesta, la calle Carlos Martínez que tendrá el nombre de calle del Colmenar, la calle General Mola que será de los Voluntarios, la calle Hermanos García Noblejas(Véase la biografía)que pasa a denominarse Cuerda Larga, la calle General Muñoz Grandes que se llamará Virgen de la Jarosa, la calle General Moscardó  que ahora será Río de Arena y la calle General Queipo de Llano que pasa a denominarse Camino de los Carros.
Este es el video integro del Pleno que no tiene desperdicio, para los votantes de VOX que pensaban que daban un voto más a la derecha que el PP. Se puede visionar entre el intérvalo de 1h-1h y 10 minutos el debate y la aprobación del punto correspondiente a la votación donde se aprueba por UNANIMIDAD de todos los concejales, insistimos incluído el de VOX.

El concejal de VOX es el primero por la izquierda, de chaqueta azul mahón  y su patética intervención (al igual que la del concejal del PP) la podéis visionar en el intervalo de 1h y 4 minutos.

La dirección del partido  le ha pedido explicaciones al Concejal y le pide que o rectifique o dimita

WhatsApp_Image_2017-08-19_at_18.44.24

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[El episodio más negro de la II Guerra Mundial no fue obra de los Nazis sino de los aliados: Dresde; el crimen de los buenos]]>

]]>
El bombardeo de la localidad alemana de Dresde (13 al 14 de febrero, 1945) llevado a cabo por bombarderos Lancaster de la RAF (Royal Air Force) y B-17 de la USAAF (fuerzas aéreas estadounidenses) es uno de los episodios más negros de aquellos que acaecieron durante la Segunda Guerra Mundial.

Este ataque -realizado con el objetivo encubierto de desmoralizar al pueblo germano- llevó no solo a la destrucción de una localización de incalculable valor arquitectónico y artístico, sino también al asesinato de más de 25.000 civiles inocentes que nada tenían que ver con las acciones criminales del gobierno nazi de Adolf Hitler

La ribereña ciudad alemana de Dresde, conocida como «La Florencia del Elba», no se podía esperar aquella noche de febrero la destrucción que la iba a llegar desde el cielo en forma de miles de toneladas de explosivos.

Sangre civil

 

Los bombardeos aliados sobre ciudades alemanas (al igual que hizo el país centroeuropeo con sus rivales) fueron constantes desde el principio de las hostilidades. Para el año 1945 prácticamente todas las poblaciones germanas se habían visto afectadas por las ofensivas de las naciones enemigas. Especialmente la zona noroeste, ya que se encontraba más cerca de las posiciones británicas. En 1943, durante un ataque aéreo a Hamburgo (conocido como Operación Gomorra), la RAF había causado la muerte de unos 45.000 civiles y había herido a otras 37.000 personas. El mariscal Arthur «Bomber» Harris (a cargo de los ataques aéreos en tierras del Reich desde 1942 y conocido por sus hombres como «El Carnicero») envió 800 aviones que -durante cuatro noches- arrasaron la localidad lanzando sobre sus distritos residenciales 8.344 toneladas de bombas incendiarias y explosivas.

Como explica Ian Kershaw en «El final: Alemania 1944-1945», los bombardeos sobre ciudades se fueron multiplicando anualmente según iba avanzando la contienda y la Luftwaffe perdía pujanza en los cielos europeos. De este modo, durante los pocos meses que duró la guerra europea en 1945, los aliados lanzaron sobre el país gobernado por Hitlermás del doble de explosivos (471.000 toneladas) que durante todo 1943. Dentro de la lista de enclaves alemanes arrasados por las bombas aliadas al final de la contienda se encuentran -a parte de Dresde- localidades como Pforzheim (17.600 víctimas) o Wurzburgo (4.000 muertos dentro de una población de 107.000 habitantes).

La otrora joya del barroco reducida a escombros
La otrora joya del barroco reducida a escombros- Reuters

El auténtico objetivo de estos ataques aéreos contra ciudades era claro: Había que llevar a los civiles y a los restos de las tropas del «Führer» a la desmoralización más absoluta. Evidentemente, tras el fracaso que supuso la Ofensiva de las Ardenas (16 de diciembre, 1944 – 7 de enero, 1945), la sensación de derrota cundía entre la población y los soldados del Reich. Tanto que, desde la cancillería, Hitler y los altos jerarcas nazis se vieron en auténticos aprietos a la hora de levantar la moral de un ejército y un pueblo que eran conscientes de que la capitulación se antojaba inevitable. Dentro de la paranoia colectiva instaurada en el Reichstag se llevaron a cabo ejecuciones sumarias de no pocos combatientes acusados de derrotismo.

Pese al evidente abatimiento que hacía presa a toda la Alemania nazi -como recoge Michael Burleigh en «El Tercer Reich. Una nueva histora»- el desaliento de la población fue relativo a ojos de la RAF. Los informes de las fuerzas comandadas por «El Carnicero» Harris relatan que no había ningún indicio de que la moral de los alemanes se hubiese visto afectada por sus bombardeos. Esta afirmación podría tratarse de una justificación empleada con el fin de proseguir con su política de sistemáticos ataques aéreos sobre ciudades alemanas.

«Una fragua titánica»

A pesar de que el objetivo principal del ataque sobre Dresde era que cundiese el derrotismo en el país centroeuropeo, los aliados tenían la necesidad de justificar dicha acción de alguna forma. Como señala Antony Beevor en su obra «La Segunda Guerra Mundial», el objetivo «oficial» de la ofensiva habría sido causar una avalancha de refugiados que estorbase los movimientos de los soldados del Reich hacia el frente ruso. Práctica que también había llevado a cabo la Luftwaffe en Gran Bretaña durante los ataques aéreos de 1940. Por otro lado, tanto Churchill como «El Carnicero», querían realizar una demostración de poderío frente a sus compañeros comunistas hostigando un enclave que se había visto prácticamente libre de hostilidades durante la contienda. Es así como -según explica Tami Biddle en «Rhetoric and Reality in Air Warfare»- la RAF y la USAAF acordaron el 1 de febrero situar las ciudades de Berlín, Leipzig y Dresde en la lista de objetivos prioritarios. La ofensiva recibió el nombre de Operación Trueno.

Las condiciones para atacar la histórica ciudad alemana eran, además, sumamente favorables para los fines anglosajones. Como explica Kershaw; había buenas condiciones meteorológicas, ausencia casi total de defensas aéreas, escasez de refugios adecuados y una gran población de 640.000 habitantes. De este modo, todo eran pros a ojos de británicos y americanos para lanzar su explosivo ataque sobre los civiles.

 

Este ataque llevó no solo a la destrucción de una localización de incalculable valor arquitectónico y artístico, sino también al asesinato de más de 25.000 civiles

Fue así como, el 13 de febrero de 1945, salieron hacia la localidad bañada por el Elba 796 Lancaster de la RAF en dos oleadas. La primera alcanzó el objetivo sobre las 10:30 de la noche, y se encargó de provocar los fuegos iniciales en la parte antigua de la ciudad. La segunda (más numerosa) se aprovechó de que la población pensaba que la ofensiva había terminado, por lo que los aviones británicos continuaron arrasando la localidad mediante el empleo de más bombas incendiarias y explosivas. El hostigamiento constante sobre la región ubicada a orillas del Elba llegó a provocar fortísimos vientos a ras de suelo que Beevor comparó en su obra con «una fragua titánica». Después los B-17 estadounidenses se sumaron a la macabra fiesta y tuvieron su particular oportunidad de cebarse con los supervivientes.

 

Es difícilmente imaginable el infierno que se desató durante las 40 horas que duró el ataque. Kershaw afirma en su obra que «las personas que se refugiaron en los refugios improvisados se asfixiaron. Los que se encontraban en las calles fueron devorados por las llamas». De este modo miraras hacia donde miraras toda la ciudad se encontraba atestada de muertos.

Dresde tras los bombardeos
Dresde tras los bombardeos- AFP

Cuando las hostilidades cesaron definitivamente la otrora joya del arte y la cultura se había convertido en una necrópolis descomunal. El Reich desplegó al día siguiente dos mil soldados y prisioneros de guerra que se dedicaron a limpiar la muerte que habían dejado atrás los bombardeos. Se estima que más de 10.000 cadáveres fueron enterrados en fosas comunes y otros tantos fueron incinerados en los días posteriores. Los datos oficiales de pérdidas humanas arrojadas por el gobierno nazi hablan acerca de 18.375 muertos, 2.212 heridos graves y 350.000 personas sin vivienda.

 

Nos daba igual bombardear Dresde que lanzar las bombas al Canal. Dresde era un simple objetivo sin másPiloto de la RAF

Es sumamente complicado dar una cifra exacta acerca del número de bajas que provocó este ataque. A pesar de esto se ha aceptado la estimación de 25.000 muertos como la más cercana a la realidad, cantidad que forma parte de los 500.000 no combatientes que (más o menos) perdió Alemania durante la contienda. Como afirma Beevor, la interrupción del tráfico ferroviario y militar suponían un objetivo legítimo. Sin embargo, en este caso, se impuso el «deseo obsesivo de destrucción total» de Harris.

 

Cuando esta política de ataques aéreos masivos salió a la luz pública, Churchill (quien estaba perfectamente informado acerca de la planificación y resultado de los mismos) se vio en la necesidad de enviar una notificación a los jefes de su estado mayor. El «premiere» británico afirmaba en la misiva que «la destrucción de Dresde sigue planteando una cuestión muy grave en contra de la forma que tienen los aliados de llevar a cabo sus bombardeos». Esta afirmación resultó sumamente hipócrita a ojos de los mandos de la RAF.

Parece ser que Joseph Goebbles -Ministro de Propaganda del Tercer Reich- al enterarse de lo acontecido en Dresde solicitó ejecutar a tantos prisioneros de guerra aliados como civiles habían muerto. Según explica Beevor, Hitler habría estado de acuerdo con esta medida, pero la llamada a la prudencia de otras personalidades como Keitel, Jodl, Donitz o Ribbentrop le hicieron replanteárselo.

Como afirman varias fuentes, al finalizar la contienda global la Unión Soviética trató de incluir los bombardeos contra civiles dentro de la lista de crímenes de guerra juzgados en Núremberg. Cosa a la que Gran Bretaña se opuso terminantemente, puesto que esto hubiese implicado sentar en el banquillo de los acusados a altos cargos de la RAF, entre ellos Arthur «El Carnicero» Harris.

«Nos daba igual bombardear Dresde que lanzar las bombas al Canal. Dresde era un simple objetivo sin más» es una de las respuestas recogidas de un piloto de la RAF con respecto a su participación en el bombardeo. Muy en la línea de las declaraciones propias de los SS acerca del Holocausto, o de los brazos ejecutores de los ataques contra Hiroshima y Nagasaki a propósito del empleo de armas nucleares contra población civil.

FUENTE:http://www.abc.es/historia/abci-dresde-cuando-gran-bretana-y-carnicero-aniquilaron-mas-25000-civiles-alemanes-201708141856_noticia.html

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[¿Mereció la pena que tantos miles de jóvenes muriesen en Normandía por liberar Europa?]]>

]]>
Cualquiera que conozca los horrores del nazismo correrá presto a contestar con un “sí” rotundo la pregunta que pongo por título de esta entrada. Ante las páginas de un libro de historia y a toro pasado es fácil hacer juicios. Pero parémonos a pensar un poco. Muchos de los jóvenes que murieron en las playas de Normandía venían del Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. ¿Qué les importaba a ellos la suerte del continente europeo? Sus respectivos gobiernos pudieron haberse resignado ante el dominio del Tercer Reich en Europa, pues expulsarle era entonces una labor titánica. Podrían haber firmado una paz deshonrosa, con la que quizá habrían evitado que muchos miles de jóvenes más muriesen en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

Intentemos imaginar cuál habría sido la reacción de la sociedad actual ante una amenaza como ésa. Desde la óptica pasota de la Europa actual -no toda, por supuesto-, no hay nada por lo que merezca la pena morir, ni siquiera la patria o la libertad. Sin embargo, no era ésa la forma de pensar que tenían hace siete décadas. Una canción polaca escrita durante la durísima Batalla de Monte Cassino, unos meses antes del Desembarco de Normandía, afirmaba lo siguiente:

“Esta tierra pertenece a Polonia,
aunque Polonia está lejos de aquí,
porque la libertad se mide con cruces.
Éste es el único error de la historia.

Igual que a los británicos, canadienses y estadounidenses en Normandía, a los polacos no se les perdía nada en Italia. Pero combatieron, y combatieron usando un lema que ya habían usado sus antepasados desde 1831: “Za wolność naszą i waszą”, por vuestra libertad y la nuestra. Sabían que su propia libertad estaba vinculada a la de los extranjeros por los que estaban luchando. Sabían que si el totalitarismo no era derrotado, la amenaza siempre estaría al acecho, y que mirar hacia otro lado sólo beneficiaba a las aspiraciones de los totalitarios.

Hoy debemos recordar el generoso sacrificio de aquellos jóvenes porque ante Europa se cierne una nueva amenaza totalitaria: el islamismo. Hoy, como ocurrió el siglo pasado ante el nazismo, muchos creen que la amenaza se exagera. Incluso entre quienes reconocen su gravedad hay muchos que nos animan a la resignación e incluso al diálogo con quienes pretenden someternos a sus caprichos, con la misma cobardía que llevó a otros a entregar Checoslovaquia a los nazis a cambio de una paz deshonrosa, regalándole a Hitler un tiempo precioso que utilizó para seguir armándose. Tenemos que aprender de la historia y asumir que ante una amenaza tan real como ésta no podemos rendirnos, huir o resignarnos, a menos que queramos que las futuras generaciones de europeos vivan sometidas a la ley islámica. La supervivencia de nuestra cultura y de nuestra libertad dependen de que no cedamos a las voces mezquinas que nos animan a desistir. La sangre derramada por los jóvenes que lucharon en Normandía por nuestra libertad es un clamor que surge de nuestra historia. Si hoy rendimos Europa ante el yihadismo, estaremos traicionando a aquellos jóvenes y haciendo inútil el sacrificio que asumieron por nuestra libertad.

FUENTE: http://www.outono.net/elentir/2017/06/06/merecio-la-pena-que-tantos-miles-jovenes-muriesen-en-normandia-por-liberar-europa/

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[¿El 18 de julio fue una lucha entre demócratas y antidemócratas?: Unos ya habían matado al asesinar a Calvo Sotelo]]>

]]>
Después de tantos años, y con los datos que conocemos a día de hoy, ya va siendo hora de revisar dos mitos: que el 18 de julio fue un golpe contra la República y que el bando contrario defendía la democracia. Ciertamente, fuerzas como la Falange o los Requetés, que aportaron un considerable contingente de voluntarios a las filas de los alzados, no tenían ninguna simpatía ideológica por el sistema democrático. Sí que lo tenía la derecha parlamentaria, muchos de cuyos simpatizantes también se sumaron al alzamiento. La derecha parlamentaria, especialmente la CEDA, creía en la democracia pero fue expulsada de ella por una izquierda muy radicalizada.

La radicalización de la izquierda y su desprecio por la democracia

De hecho, esa izquierda radical demostró un escaso respeto por la democracia. Recordemos que en 1917 los comunistas habían abortado la naciente democracia rusa con un golpe de Estado, tras el que instauraron una brutal dictadura que en seis años asesinó a más de un millón de personas por motivos políticos o religiosos, emprendiendo una brutal represión contra las iglesias cristianas y lanzando una política de incautaciones que acabó matando de hambre a entre 3,8 y 6 millones de personas. En Alemania, la recién nacida República de Weimar tuvo que enfrentarse en sus primeros meses de vida a un golpe de Estado de los espartaquistas (así se llamaban entonces los comunistas alemanes) que se saldó con miles de muertos y estuvo a punto de empujar al país a una Guerra Civil. Otro país democrático, la Segunda República polaca, tuvo que hacer frente a una invasión bolchevique, ordenada por Lenin para imponer el comunismo en el resto de Europa. En Alemania, el Partido Comunista Alemán y el Partido Nacional-Socialista compitieron en matonismo para desestabilizar la República de Weimar, un objetivo en el que incluso se unieron desde las instituciones: de 241 cuestiones votadas en el Reichstag y en el parlamento de Prusia en 1929 y 1930, nazis y comunistas votaron juntos en el 70% de las ocasiones.

El extremismo antidemocrático del PSOE de Largo Caballero

En España, el panorama que presentaba la izquierda no era mucho mejor. Había una izquierda democrática, llamada “burguesa” por sus vecinos de escaño socialistas y comunistas, que de demócratas tenían poco o nada. En 1910 Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE, ya había amenazado de muerte desde la tribuna de las Cortes al dirigente conservador Carlos Maura“hemos llegado al extremo de considerar que antes que Su Señoría suba al poder debemos llegar al atentado personal”. Ya en los primeros meses de la República, ante la mera posibilidad de que la falta de apoyos parlamentarios obligase a disolver el primer gobierno de izquierdas, el socialista Francisco Largo Caballero, entonces Ministro de Economía, amenazó con una guerra civil en unas palabras pronunciadas el 23 de noviembre de 1931: “No puedo aceptar la posibilidad, que sería un reto al partido, y que nos obligaría a ir a una guerra civil”. Cada vez más radicalizado, en febrero de 1933 Largo Caballero advirtió de lo que pasaría si el PSOE no ganaba las elecciones:“Si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución… tendremos que conquistarlo de otra manera”. En julio Largo Caballero se declaró partidario, sin rodeos, de una dictadura socialista, y en el periódico oficial del PSOE lo proclamaron a toda plana:


Segunda página de la edición de El Socialista, periódico oficial del PSOE, del 25 de julio de 1933

En noviembre de 1933, poco antes de las primeras elecciones en las que podrían votar las mujeres, el líder del PSOE abogaba por una “dictadura del proletariado”, con el argumento de que una mayoría burguesa en las urnas sería una “dictadura”:


Página 2 de la edición de El Socialista, periódico oficial del PSOE, del 15 de noviembre de 1933

El PCE se proponía instaurar una dictadura comunista ya en 1932

La posición del Partido Comunista de España, a las órdenes de Moscú (es decir, de Stalin) era casi idéntica a la del PSOE. El 7 de agosto de 1931, el diario Pravda, órgano oficial del Partico Comunista de la URSS, afirmó que el gobierno de republicanos y socialistas en España era “tan parecido a una dictadura militar como un huevo a otro”. En la misma línea, Manuel Hurtado Benítez, delegado del PCE ante el XII Pleno de la Internacional Comunista, declaró en 1932“La contrarrevolución encarnada en Azaña y Largo Caballero se desenmascara más y más ante las masas” (…) El Partido Comunista de España consciente de la responsabilidad histórica que pesa sobre él, lucha con todas sus fuerzas por el derrumbamiento del poder burgués y por la instauración en España del poder de los Soviets.. Es decir, que el PCE no tenía el más mínimo interés en sostener un régimen democrático: pretendía, sin rodeos, imponer una dictadura comunista en España.

El PSOE llamó a una ‘bendita’ guerra tras perder las elecciones de 1933

El 19 de noviembre de 1933 la CEDA ganaba las elecciones con 115 escaños, seguida del Partido Radical, con 102, y el PSOE, con 59. Sin esperar a que se formase un gobierno, los anarquistas de la CNT iniciaron el 8 de diciembre un sangriento levantamiento golpista (disfrazado de huelga general), que se saldó con 89 muertos y 163 heridos, atentados con explosivos, destrucción de archivos, quema de iglesias, atentados contra vías férreas, puentes, líneas telegráficas y telefónicas y el descarrilamiento provocado del tren rápido Barcelona-Sevilla en Punzol (Valencia), un atentado terrorista que asesinó 23 pasajeros, dejando 38 heridos. Las amenazas de la izquierda de lanzar una insurrección armada si la CEDA llegaba al gobierno tras ganar las elecciones llevaron al Presidente de la República, Alcalá Zamora, a ignorar los resultados electorales y encomendar la formación de un gobierno a Lerroux, líder del Partido Radical. A pesar de ello, la izquierda continuó con sus amenazas. El 25 de septiembre de 1934, el periódico del PSOE decía en portada: “Renuncie todo el mundo a la revolución pacífica, que es una utopía. En período revolucionario no hay país que no esté en guerra. Bendita la guerra contra los causantes de la ruina de España“.

Finalmente la CEDA llegó al poder y el PSOE respondió con un golpe de Estado

La CEDA se resignó ante la situación forzada por la violencia izquierdista, pero en otoño pidió a Lerroux poder entrar en el gobierno. Ante la llegada al gobierno de la derecha que había ganado las elecciones, el 5 de octubre el PSOE cumplió sus amenazas y dio un golpe de Estado, disfrazado de huelga general revolucionaria y que sólo tuvo cierto éxito en Asturias. Ya sólo en el principado, la intentona golpista se saldó con varios cientos de muertos, entre ellos 300 militares y agentes de las fuerzas del orden y 33 sacerdotes y religiosos asesinados por los golpistas, que además destruyeron 17 iglesias y 40 edificios religiosos, así como docenas de fábricas, puentes, casas y edificios públicos. En Cataluña, Lluís Companys, dirigente de ERC, aprovechaba para dar un golpe separatista que se saldó con 107 muertos. De cara a las siguientes elecciones de febrero de 1936, buena parte de los mensajes de la izquierda iría encaminado a prometer una amnistía general, es decir, la impunidad para los golpistas.

La izquierda amañó las elecciones de 1936 para hacerse con el poder

Hace poco los historiadores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García han probado con documentos oficiales que en febrero de 1936 la izquierda dio un pucherazo en toda regla para hacerse con el poderLo que vino después de esa masiva trampa electoral fue una ola de violencia sin precedentes, resumida el 16 de junio de 1936 desde la tribuna de las Cortes por José María Gil Robles, jefe de la CEDA: “Habéis ejercido el poder con arbitrariedad y total ineficacia. Los datos estadísticos lo prueban: desde el 16 de febrero hasta el 15 de junio último un resumen numérico arroja los siguientes datos: iglesias totalmente destruidas, 160; asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos e intentos de asalto, 251; muertos, 269; heridos de diferente gravedad, 1.287; agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215; atracos consumados, 138; tentativas de atracos, 23; centros políticos y particulares destrozados, 69; idem asaltados, 312; huelgas generales, 113; huelgas parciales, 228; periódicos totalmente destruidos, 10; asaltos a periódicos e intentos de asaltos y destrozos, 33; bombas y petardos que estallan, 146; recogidos sin estallar, 78″,

El secuestro y asesinato de un líder derechista amenazado por el PSOE

Ese mismo día, el dirigente del partido derechista Renovación Española, José Calvo Sotelo, respondía al clima de violencia y a las amenazas de la izquierda: “Yo digo lo que Santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: ‘Señor, la vida podéis quitarme pero más no podéis”. Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio”Su intervención era contestada con una amenaza por la diputada comunista Dolores Ibárruri: “Este hombre ha hablado por última vez”. No sería la última amenaza lanzada desde los escaños de la izquierda en las Cortes contra la oposición de derechas. En la sesión parlamentaria del 1 de julio, el diputado del PSOE Ángel Galarza amenazaba a Calvo Sotelo: “Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”. A pesar del tumulto que se formó, el diputado socialista se negó a retirar sus palabras. El 13 de julio se cumplió la amenaza: fuerzas policiales afines al PSOE y a las órdenes del gobierno secuestraban a Calvo Sotelo en su domicilio, tras haber intentado secuestrar al jefe de la oposición, Gil Robles. Poco después, le mataron de un disparo en la nuca.


El forense, doctor Piga, de bata blanca, ante el cadáver de José Calvo Sotelo

El crimen decantó a muchos a favor de la rebelión contra el Frente Popular

Los implicados en el crimen no fueron castigados. En lugar de eso, el gobierno del Frente Popular detuvo en las horas siguientes a docenas de personas de derechas. Tras el crimen, Gil Robles denunció que los escoltas de Calvo Sotelo -miembros de un cuerpo armado del Estado- habían recibido órdenes de desampararle. El diputado Juan Ventosa Calvell, de la Lliga Regionalista Catalana, había denunciado antes del 13 de julio que contra Calvo Sotelo se preparaba un atentado y que se habían cursado “órdenes para que se deje impune”. Antes de este crimen, y en reacción al caos que reinaba en España, algunos militares ya estaban preparando un alzamiento.

Además de los mandos más bien conservadores o incluso afectos al carlismo o a la Falange, entre ellos también había militares tan afectos a la República como el general Gonzalo Queipo de Llano, que había sido Jefe del Cuarto Militar del presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, e incluso masones como los generales Aranda, Muñoz Castellanos y Cabanellas; este último, por ser el general de más edad de los alzados, llegó a asumir la jefatura de la Junta de Defensa Nacional de Burgos. El asesinato de un dirigente de la oposición les proporcionaría un gran respaldo entre una parte considerable de la opinión pública, pues muchos españoles que hasta entonces tenían dudas, se dieron cuenta de que el país se dirigía hacia una dictadura socialista. En una sociedad española en pleno estado de ebullición debido a la violencia política y a la inacción del gobierno del Frente Popular, ese asesinato fue el tiro de gracia a una democracia ya moribunda, y el detonante de la Guerra Civil. Así lo entendió incluso el propio editor del diario “El Socialista”, Julián Zugazagoitia, al enterarse del asesinato por Luis Cuenca, autor del disparo que acabó con la vida de Calvo Sotelo: “Ese atentado es la guerra”.


Representación artística de los mártires hospitalarios de Calafell, que murieron asesinados por milicianos rojos en esta población de Tarragona el 30 de julio de 1936.

Con su odio, la izquierda empujó a muchos católicos a apoyar a los alzados

Al estallar la guerra, la izquierda desató una salvaje persecución contra los católicosasesinando a 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, (muchas de éstas, además, violadas), además de a miles de laicos. Esta persecución provocó una gran conmoción entre muchos católicos, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Ante esa reedición de la persecución cristianófoba bolchevique de 1917, muchos católicos de otros países ofrecieron su ayuda al bando nacional, incluso llegando voluntarios portugueses, franceses, irlandeses, ingleses, belgas, rusos blancos, rumanos y de otros países. La mayoría de los que combatían con el bando nacional no lo veían como una lucha entre la democracia y la dictadura, sino entre la civilización occidental cristiana y el comunismo. Pensemos que en aquellos momentos ya se habían iniciado las purgas estalinistas en la URSS, y Stalin ofreció su ayuda a la República durante la contienda.

El del Frente Popular no fue un gobierno ni legítimo ni democrático

Teniendo en cuenta estos hechos, es absurdo seguir afirmando que el 18 de julio de 1936 había un gobierno legítimo y democrático en España. El del Frente Popular no era un gobierno legítimo -pues llegó al poder gracias a un pucherazo masivo, hoy más que probado-, y no actuó como un gobierno democrático, sino como una banda de gángsters, concediendo total impunidad a la violencia izquierdista e incluso amparando el asesinato de uno de los líderes de la oposición. La situación de España antes del 18 de julio de 1936 se parece mucho a la situación de Venezuela con el régimen de Maduro, con un gobierno que viola los derechos civiles y se salta la legalidad para echar a la oposición del juego político, conduciendo a la sociedad a unas cotas de violencia propias de un país en guerra. En uno y otro caso ya no procede hablar de democracias, sino de dictaduras de facto. Es comprensible, por una cuestión de mera supervivencia, que en una situación así haya gente que ya no vea más salida que rebelarse. Lo que resulta hipócrita es que esa rebelión la critique la misma izquierda que ensalza el golpe de Asturias de 1934o que clame contra la dictadura franquista la izquierda que ensalza a un dictador tan brutal como Lenin, que en solo seis años asesinó a diez veces más gente que el régimen de Franco en cuatro décadas.

La Guerra Civil no fue una lucha entre demócratas y antidemócratas

Por otra parte, es una mentira decir que la Guerra Civil fue una contienda entre demócratas y antidemócratas, o entre buenos y malos. En ambos bandos había personas que tenían la esperanza de que España volviese a una cierta normalidad democrática, pero tanto en el bando nacional como en el republicano la voz cantante la llevaban personas que no creían en la democracia. Demonizar a unos y santificar a otros es un insulto a todas las víctimas inocentes de ambos bandos. Lo indignante es que en un país democrático se prohiba honrar a las víctimas del bando republicano y a la vez se levanten monumentos y se dediquen calles a totalitarios de izquierda como Largo Caballero, Negrín, Companys, Carrillo o La Pasionaria, responsables de miles de asesinatos durante la Guerra Civil en la zona roja. Recordemos, como señaló Luis del Pino hace cuatro años, que ya sólo en una provincia, Madrid, y en un mes, noviembre de 1936, el bando republicano asesinó a más gente que la Inquisición española en más de 300 años. Lo mismo se puede decir de los más de 8.000 asesinados en Cataluña durante la rienda bajo la responsabilidad de Companys. Además, entre los asesinatos perpetrados bajo las órdenes de los señalados había incluso niños, como los 50 ejecutados por los comunistas en Paracuellos.

FUENTE:http://www.outono.net/elentir/2017/07/18/el-18-de-julio-no-fue-un-golpe-a-la-democracia-ya-la-habian-matado-al-asesinar-a-calvo-sotelo/

 

]]>
info@sierranortedigital.com
<![CDATA[Sobre la barbarie de los aliados durante la II Guerra mundial. Por Javier Giral Palasí]]>

]]>
Infinidad de películas y publicaciones se han ocupado de hacernos visualizar los horrores de la Alemania nacional-socialista durante la II Guerra Mundial, sin embargo estas no fueron las únicas atrocidades. A diferencia de nuestra guerra civil, donde los perdedores andan inmersos en ganar y reescribir la historia 80 años después, en esta ocasión sí se cumple el dicho de que “La historia la escriben los vencedores” que han escondido la parte más negativa que les afectaba. Veamos sólo algunos ejemplos.

 

  Para empezar, Alemania no era el único lugar dónde se propagaron las ideologías supremacistas y racistas, fomentadas con el darwinismo social. En EE.UU hacia 1935 se habían llevado a cabo 20.000 esterilizaciones, que continuaron después, con fines eugenésicos sobre personas consideradas como indeseables y biológicamente inferiores, en los que se trabajó para incluir también a “indigentes y vagabundos”, si bien no se alcanzó las 375.000 personas de Alemania el hecho es significativo. También en EE.UU hasta los años 60 permanecieron vigentes las leyes de segregación que mantenían apartada a la comunidad afroamericana de la vida social del país. Aunque hay que puntualizar que será tras la maquinaria de exterminio alemana en la II Guerra Mundial y los juicios de Núremberg, lo que haga empezar a tomar conciencia sobre las desigualdades jurídicas y los postulados racistas, y que hasta los nacionalistas vascos y catalanes en España tengan que disimular la raíz racista de su ideología.

 

 

Entre los peores crímenes de los aliados podemos hablar de la masiva violación que sufrieron las mujeres alemanas no sólo en manos de las tropas soviéticas sino también por las inglesas, francesas y americanas, suceso que oficialmente se silenció pero que siempre se ha conocido.

Entre los peores crímenes de los aliados podemos hablar de la masiva violación que sufrieron las mujeres alemanas no sólo en manos de las tropas soviéticas sino también por las inglesas, francesas y americanas, suceso que oficialmente se silenció pero que siempre se ha conocido. En 2015 la historiadora alemana Miriam Gebhardt cifraba en su estudio, recogido en el libro Cuando llegaron los soldados, en por lo menos 860.000 mujeres y niñas las que fueron violadas en toda Alemania. Mujeres que después se prostituyeron por una tableta de chocolate, junto a una población alemana que fue víctima de saqueos, humillaciones, y todo tipo de abusos por los soldados aliados.

 

  Por su parte Winston Churchill, podía mostrar uno de los sucesos más siniestros con el bombardeo masivo de una joya del Barroco como la ciudad de Dresde y durante el tramo final de la guerra, con una estimación de 200.000 víctimas civiles. Dresde carecía de industria armamentística que justificase la saña con la que fue bombardeada, por lo que sí se la conocía era por albergar uno de los mayores tesoros artísticos de Alemania, con magníficos edificios barrocos, palacios renacentistas, Iglesia imperial, y diferentes colecciones de porcelanas y pinturas, no en vano a Dresde se la conocía como la “Florencia del Elba”, sin embargo a pesar de que sus habitantes confiaban en que la ciudad no sería bombardeada, a cambio de que no lo fuese Oxford, en febrero de 1945 fue arrasada por los bombarderos ingleses cuando el ejército y la aviación alemana ya no constituía ningún peligro real. 

 

  Del mismo modo, los B-29 de EE.UU arrasaron entre el 9 y 10 de marzo de 1945 la estimación de una cuarta parte de la ciudad de Tokio con la siniestra cifra de 100.000 personas civiles muertas, un número que después sería superado por el lanzamiento de las primeras bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki y con un total de 300.000 víctimas civiles directas e indirectas. 

 

  Otro capítulo conocido fue la masacre de Katyn en 1939 por la NKVD soviética contra 22.000 oficiales, policías, intelectuales y civiles polacos, considerados de ideas contrarias al socialismo marxista, una masacre que la URSS siempre trató de endosar al ejército alemán hasta su extinción. Una gota en un océano de sangre entre los más de 100 millones de asesinados por el comunismo. Y un suceso que ocurrió tras que Stalin invadiera y se repartiera junto a Hitler, el territorio de Polonia y parte del este europeo como los países bálticos y Finlandia, en virtud del acuerdo secreto de Ribbentrop-Molotov entre los socialistas soviéticos y los nacional-socialistas alemanes. De hecho desde 1939 y hasta 1941, año en que Hitler se decida a atacar la URSS, tanto Stalin como la Internacional Comunista colaborarán amistosamente con las autoridades alemanas y les suministrarán todo tipo de materias primas y petróleo al ejército alemán. Hasta el punto en que pueden verse las fotografías entre alemanes y rusos abrazándose al encontrarse en Polonia o constatar la colaboración del Partido Comunista Francés con las tropas alemanas de ocupación hasta el verano de 1941.

 

]]>
<![CDATA[Defensa de Millán Astray. Por Guillermo Rocafort]]>

]]>
En las últimas décadas estamos asistiendo a una escalada de ataques verbales a la figura del Fundador de La Legión.

Debemos reconocer que se ha convertido en una especie de “pelele histórico”, el “pim pam pum” ante el cual cualquier escritor o político es capaz sin ruborizarse de realizar las más injustas de las comparaciones.

El último de ellos ha sido el poeta Eduardo Jordá, que lo ha comparado con Txapote, el asesino de Miguel Angel Blanco, o la Fiscalía provincial de Madrid, que ha llegado al extremo de usar Wikipedia para desacreditar su figura (obviando que esa misma Wikipedia dice que la Fiscalía es un ente politizado), o el Alcalde de Valencia Joan Ribó, que lo ha definido como el más sanguinario de los guerreros de la Guerra Civil, cuando Millán Astray no tuvo ningún mando militar en dicho conflicto, o cuando el sindicato CSIF de Tráfico alude a su figura para atacar a la Patronal del Sector, o cuando desde las columnas de El País se aplica una política de “tierra quemada” contra su persona, o la Alcaldesa de Madrid, cuando se empeña bordeando La Ley en quitar la calle que lleva su nombre en la Capital desde 1924.

Pero más doloroso que lo anterior es constatar que los llamados a ejercer la defensa de su gigantesca Obra son los que guardan silencio ante semejante linchamiento histórico.

Algo malo pasa en nuestra Patria cuando se lleva a cabo una campaña sistemática de “quema de brujas” contra los Héroes de nuestra Nación y aun son más llamativos los elocuentes silencios que los más furibundos ataques.

Algo malo pasa en nuestra Patria cuando se lleva a cabo una campaña sistemática de “quema de brujas” contra los Héroes de nuestra Nación y aun son más llamativos los elocuentes silencios que los más furibundos ataques.

 

La Ley de la Memoria Histórica es una losa para nuestro futuro; es imposible avanzar cuando se fomenta legislativamente el maniqueísmo sobre nuestro Pasado.

Sobre nosotros se ha cernido un sistema de Apartheid histórico donde los llamados a defendernos son precisamente los guardianes en este campo de concentración cultural donde todos los días y a todas las horas hay un nuevo “auto de fe” inquisitivo contra nuestro Pasado, una quema de libros contra todo lo que significa Honor en nuestra Historia.

El General Millán Astray es un personaje sin duda controvertido; despierta enardecidas adhesiones o rechazos absolutos, pero la mejor manera de aproximarse a su figura es mediante el estudio ecuánime y racional de su vida y circunstancias.

Con 17 años luchó en Filipinas heroicamente por su Nación, fundó en 1920 La Legión Española, la mejor unidad militar de España y de la OTAN, sufrió cuatro mutilaciones en su cuerpo en actos de combate y fundó a coste cero el Cuerpo de Mutilados por la Patria.

Es quizá el último gran Hidalgo de la Historia de España, comparable a figuras como el Cid Campeador o Viriato, un hombre que al estilo de Garcilaso de la Vega, Miguel de Cervantes o Luis de Camoes supo combinar a la perfección las Letras con las Armas; hablaba varios idiomas, tradujo libros al español como el Bushido, sus estudios de tratados castrenses son analizados en múltiples Academias Militares, recibió la “Legión de Honor” de la República Francesa, gracias a sus conocimientos de topografía fijó las lindes fronterizas entre España y Francia, pero sobre todo fundó la Legión Española, unidad militar donde decenas de miles de españoles hemos forjado nuestro espíritu a semejanza de nuestro Fundador.

Por eso no comulgamos ni con los ataques y menos con los silencios, y por eso recomendamos efusivamente a los españoles que se acercan a él con altura de miras, no cayendo en el exabrupto fácil sino partiendo de la base de como se decía al comienzo de la película Braveheart, “la Historia la escriben los que cuelgan a los Héroes”.

Pero de toda esa vida, lo que más nos emociona es su aspecto social, su ayuda a los más necesitados, de ver cómo fue capaz de convertir a anarquistas pistoleros en fervientes patriotas, de cómo salvó la vida a intelectuales de la talla de Diego San José, o cómo paró las sacas de presos republicanos en Salamanca en los primeros días de la guerra, de cómo le querían los pobres de Madrid en especial en el Barrio de Vallecas, porque Millán Astray nunca estuvo en actitud servil ante los poderosos sino que supo que su lugar estaba entre los despreciados por la Sociedad.

Y finalmente cómo se elevó a su muerte de la categoría de General de División a la de Legionario como se puede observar en su lápida, demostrando que su afán fue ser siempre el último en esta ingrata vida.

¿Cabe mayor Grandeza y Patriotismo?

 

Guillermo Rocafort es Veterano Legionario y profesor de la Universidad de Comillas

]]>
info@sierranortedigital.com