Sierra Norte Digital Llevamos 1,835 días y 21,581 artículos publicados

Principal < Gente < Cartas al Director

Melisa Ruiz "La rubia de bote" del Hogar Social Madrid

23 de mayo de 2016 -
3:09 min.

"Es tan sólo una rubia de bote", me espetó alguien del que sí recuerdo su nombre, pero no lo voy a sacar a la palestra debido a mi extraño concepto de la discreción.

La "rubia de bote" es, como no se le escapa a nadie, Melisa Ruiz, persona a la que no tengo el honor de conocer, aunque, eso sí, tengo la vaga esperanza de, un día, poder cruzarme unas cuantas palabras con ella (De ilusión también se vive, oiga.)

En los vídeos que he podido ver de la manifestación del pasado sábado, 21, me han llamado poderosamente la atención varias cosas:

1) la abrumadora mayoría de la muchachada frente a un porcentaje pequeño de maduretes.

2) La sutil disciplina que se percibe en evento.

3) La simbología centrada en el logo del HSM y banderas de España limpias (esto es, despojadas de "pollos" atávicos y irritantes "flores de lys").

4) Los eslóganes perfectamente seleccionados.

Esto, acostumbrados a los saraos "patrióticos" al uso, impúdicamente trufados de tontos macabros disfrazados de Martínez "El facha", no es que sea un paso adelante: es, directamente, una zancada que va desde Humanes a Navacerrada, por no decir de la Tierra a Plutón.

Pero hay más.

Aguantando todos los chaparrones mediáticos habidos y por haber, Melisa Ruiz ha puesto en pie (me imagino que con colaboradores con tantas luces y "savoir faire" como ella) una organización "de base" y "con algo que hacer", que nos ha demostrado a todos que la estrategia de "mirarse el ombligo" no sólo no va a ningún lado sino que es virulentamente cancerígena

Aguantando todos los chaparrones mediáticos habidos y por haber, Melisa Ruiz ha puesto en pie (me imagino que con colaboradores con tantas luces y "savoir faire" como ella) una organización "de base" y "con algo que hacer", que nos ha demostrado a todos que la estrategia de "mirarse el ombligo" no sólo no va a ningún lado sino que es virulentamente cancerígena.

 

Sería conveniente, queridos y no tan queridos Tancredos, a uno y otro lado del espectro, armarse de lápiz y papel y empezar ya, sin mayores dilaciones, a tomar nota de lo que Melisa y su muchachada del HSM están haciendo en la capital, que es mucho y bueno. Lo digo, porque o somos capaces de aceptar este apabullante baño pedagógico o nos vamos irremisiblemente al carajo. Ante los nuevos tiempos, las nuevas dinámicas y los nuevos discursos o nos ponemos las pilas o nuestro entierro va a ser de un oscuro y risible patetismo.

 

El contraste es abrumador e inquietante: mientras en HSM tienen "algo qué hacer" cada semana, cada día, cada hora, con una sonrisa en los labios, aquí estamos nosotros esperando, con cara de póker, el "día de la marmota" que, de manera irremisible, también llegará la noche del 26 de junio próximo.

 

Andan preguntándose por las redacciones de los voceros de la intoxicación mediática por qué puñetas en Europa hay una hiperandanada de lo que ellos llaman "extrema derecha" y por qué razón la "piel de toro" es un Gobi pelado como el culo de un mandril.

Voy a tratar de explicarlo sucintamente:

1) La "extrema derecha" española (a la que a mi me gusta llamar "extremita derechita") es tan perra, tan perra, tan perra que no menea la colita ni para ir a votar.

2) La "extrema derecha" está seriamente convencida que "militar en una organización" es sinónimo de sintonizar por las mañanicas es.radio y oír al radiopredicador Jiménez Losantos, y los fines de semana a Cristina López Schlichting en la COPE.

3) La "extrema derecha" considera que España es una selección de jugadores de fútbol de la primera división e ir más allá de este paradigma le produce severas cefaleas.

4) La "extrema derecha" tiene la vaga esperanza de que un militarote (bajito, gallego, con gafas Ray-Ban y muchas condecoraciones) se aparecerá en un peñasco de la sierra para salvar "a las Españas de las garras del Maligno", sin darse cuenta de que los militares españoles son, en la actualidad, peones de brega del Pentágono (vía OTAN), encantadísimos de ver en mi idolatrado Vladimiro Putin la reencarnación de Pepe "Satán" Stalin.

Afortunadamente, la gente de HSM está vacunada contra todo este fondo de armario fachosocasposofuerzanuevero y, de ahí, que hasta sus reveses son capaces, dándoles la vuelta como se le da la vuelta a un par de calcetines, de convertirlos en vectores positivos. ¿Por qué? Pues porque se trata de gente positiva que tiene un horizonte.

 

En resumen: HSM, entre tanta halitosis, alcanfor, y olor a colillas y culos de cerveza recalentada es, afortunadamente para sí y para quien quiera darse por enterado, una ráfaga de aire fresco y purificador.

Gracias, rubia de bote. Gracias, Melisa. Gracias, HSM.

Juantxo García Morcillo
 

 

 
 

 

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by