Sierra Norte Digital Llevamos 1,806 días y 21,261 artículos publicados

Principal < Descubre < Naturaleza

Consideraciones acerca del lobo en España. Por el biólogo Ángel M. Sánchez

18 de marzo de 2018 -
3:29 min.

El lobo ibérico estuvo a punto de extinguirse de la Península por la persecución humana en los años 70’s del siglo XX, como mucho antes había sucedido en la mayoría de países de la Europa Occidental. Solamente el tesón de un adelantado a su tiempo, como fue Félix Rodríguez de la Fuente, consiguió invertir la tendencia al conseguir mediante la modificación de la Ley de Caza que pasase de alimaña que se podía cazar todo el año por cualquier método, a especie cinegética sometida a un régimen de vedas anuales.

Paradójicamente, fue la caza regulada la que consiguió salvar al lobo de la extinción inminente, si bien, después de casi 50 años de caza incesante de la especie, nos damos cuenta de que su futuro no está asegurado en absoluto. Seguramente Félix, de seguir entre nosotros y ante una realidad actual, tan diferente a la de hace décadas, hubiese conseguido proteger al lobo definitivamente. Los depredadores apicales son escasos por naturaleza y es ecológicamente imposible que exista superpoblación de los mismos, dado que auto-regulan ellos mismos sus poblaciones debido a su marcada territorialidad.

En el caso del lobo, la manada es un sistema complejo donde entran en juego el aprendizaje y la experiencia de los ejemplares que son los que conocen el territorio y eligen a sus presas predilectas. Existen innumerables trabajos científicos que demuestran que una manada fuertemente cohesionada y mantenida en el tiempo prefiere presas naturales al ganado doméstico.

Ejerciendo a la vez, como súper-depredadores, una labor ecológica fundamental para la buena salud de los ecosistemas. Protegiendo al lobo, conservaremos todos los elementos del medio en el que vive. Matar lobos arbitrariamente consigue todo lo contrario.

Los diferentes censos “oficiales” de lobos que se han realizado en España, no han utilizado la misma metodología, por lo que no ofrecen resultados comparables en el sentido del aumento o disminución poblacional de la especie en las últimas décadas.

El primer censo nacional se realizó entre los años 1987-88 y el último, entre los años 2012- 13. Al menos, existe consenso entre los autores en cuanto a que la distribución histórica de la especie en los últimos 100 años ha disminuido de una forma muy conspicua.

Según el último censo del MAPAMA, se estiman algo menos de 300 manadas en toda España (297). Sin embargo, existe desacuerdo en cuanto a cómo se ha llegado a estos resultados por parte de algunos científicos y grupos conservacionistas, ya que la metodología utilizada, estimativa, no contempla el muestreo de la totalidad del territorio, lo cual implica varios problemas añadidos, como el que pudiera haber conteos dobles o triples de grupos familiares que en realidad son uno solo, además, considera un tamaño de manada de entre 8-10 ejemplares, siendo la media de España entre 3-5 individuos generalmente, por lo que dicho tamaño medio de manada está muy sobreestimado en el primer caso.

No existe además constatación de la reproducción de los grupos de lobos por técnicas como el fototrampeo, es más, en algunas zonas test del Sistema Central los datos obtenidos por el equipo científico dirigido por el Dr. Fernando Palacios desde el Voluntariado Nacional para el censo del Lobo Ibérico, hacen pensar que en dichas zonas, el número de grupos familiares es aproximadamente la mitad del indicado por fuentes “oficiales”, algo similar se puede pensar a partir de los datos obtenidos por los grupos de trabajo de Galicia y la situación actual es aun peor en zonas como el Sistema Ibérico.

La situación en la autonomías del noroeste del país, donde habita la mayor parte de la población de lobo ibérico, es dispar, pero en ninguna de ellas es una especie estrictamente protegida. Castilla-León, que concentra el 60% de las 297 manadas estimadas en el último censo “oficial”; Galicia, con el 28% de los ejemplares; y Cantabria, con el 4%, permiten su caza controlada y fijan unos cupos de control poblacional/muerte anuales que son llevados a cabo por personal de la administración y cazadores. En Asturias, que representa el 12% del total poblacional estimado con casi 40 manadas, el lobo no es especie cinegética, pero sus poblaciones son controladas no de manera demasiado transparente, por personal del Principado.

El País Vasco, impide en la práctica que se asienten manadas en su territorio, realizando controles poblacionales arbitrarios que no permiten a la especie recolonizar la región. Y en Comunidades como La Rioja, el lobo está en franca regresión. El lobo ibérico es especie prioritaria y está protegido al Sur del Duero por la llamada Directiva 92/43/CEE relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. Y solo se puede cazar mediante algunas excepciones/derogaciones en el caso de que el estado de conservación tanto de la especie como de su hábitat natural sea favorable, lo cual no sucede en casi ningún supuesto.

Sin embargo, es cazado hasta 10 Aproximación a la MORTALIDAD NO NATURAL la práctica extinción por parte de personal de la administración, en concreto de la Junta de Castilla y León, en Salamanca, zonas de Ávila, Segovia, Soria, etc. sin que el saltarse una normativa europea de manera reiterada implique penalización alguna. Actualmente, las principales causas de mortalidad del lobo en España son la caza "legal" e ilegal, los envenenamientos y los atropellos.

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

desplazarARTÍCULO POSTERIOR

El Berrueco se sitúa entre los municipios más visitados por los amantes de la naturaleza y el patrimonio artístico

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by