Sierra Norte Digital Llevamos 1,650 días y 19,557 artículos publicados

Principal < Ocio y Cultura < Cine

“Criando Ratas”, el retorno del cine quinqui

03 de diciembre de 2016 -
6:30 min.

Dirigida por Carlos Salado, “Criando Ratas” pretende renovar el género quinqui, reflejando la realidad social actual y heredando la obra de directores como Eloy de la Iglesia, José Antonio de la Loma, Carlos Saura o Paco Lara, que en los primeros años de la transición crearon un cine de culto que narraba una realidad social de forma sórdida y violenta, y cuyos protagonistas formaban muchas veces parte de esa realidad en su vida cotidiana.

Rodada con bajo presupuesto, “Criando Ratas” se adentra en el submundo de las bandas juveniles callejeras, el contrabando, la drogadicción, los robos y el ajuste de cuentas como destino inexorable. Una película coral, cruda y dura que ha sido interpretada por los vecinos de esos barrios, ha tardado casi cinco años en ver la luz, impulsada con el esfuerzo desinteresado de un equipo de profesionales apasionados y más de 120 personas que participan en el reparto y que han luchado contra imponderables como las estancias en la cárcel del protagonista.

El largometraje, creado para su difusión en Internet, se presentó en La Casa Encendida de Madrid, de la mano de la periodista Ana García Lozano y contó con la asistencia de destacadas personalidades del cine, los medios de comunicación, la música y la cultura como Juan Carlos Delgado “El Pera”, Juan Ramón Lucas, Sandra Ibarra, Jesús Olmedo, Nerea Garmendia, Javier Bódalo, Luis Larrodera,...entre otros. Jesús Olmedo indicó que Criando Ratas es cine quinqui que va más allá: “En las películas de aquellos años veíamos esta realidad pero con cierta distancia, aquí no hay distancias, Carlos nos mete en ese mundo mostrando una realidad durísima”.

Al terminar la proyección, tuvo lugar un coloquio moderado por el periodista y crítico cinematográfico Javier Tolentino. Conformaron la mesa redonda Juan Carlos Delgado “El Pera”, famoso delincuente juvenil en los años ochenta y ejemplo de reinserción; Paco Ortega, productor musical; y Emilio García, Catedrático de cine de Universidad Complutense de Madrid.

 

Criando Ratas continuará su recorrido por festivales nacionales e internacionales, universidades, centros culturales y cárceles. Una película cuyos teasers se han visualizado ya más de 6 millones de veces en YouTube y Facebook y que fue el tema de máxima audiencia del programa  Conexión Samanta en 2015.

La película

Alejada de un modelo convencional, “Criando Ratas” abandona la narración clásica para buscar un estilo cinematográfico hiperrealista, que presenta las cosas “tal como son”. La película tiene como protagonistas a los vecinos de zonas periféricas que viven en primera persona la delincuencia. 

Sin apenas presupuesto y con interrupciones policiales, que a menudo cacheó al equipo, “Criando Ratas” se adentra en los barrios humildes de Alicante -Colonia Requena, Mil Viviendas o Virgen del Remedio-, para crear, desde el cine, un documento social y cultural que refleja una problemática real e invita a la reflexión.

Cine como terapia

Más de un centenar de vecinos de estos barrios participaron en el rodaje, que cuenta con más de ochenta localizaciones. Los actores son jóvenes de la periferia que han vivido en primera persona el narcotráfico, la droga y la cárcel. Su director, Carlos Salado, cineasta y compositor musical, licenciado en Comunicación Audiovisual, recuerda que “entre los actores  encontramos  personas con gran carisma, en los que se ha despertado el amor por el cine. Un cine que a menudo ha servido de terapia y ha abierto nuevos horizontes a los protagonistas”.

El rodaje de “Criando Ratas” sufrió no pocos incidentes, el más destacado fue el ingreso en la cárcel en 2012 de Ramón Guerrero, actor que encarna el papel protagonista de la película. Este imprevisto obligó al equipo a reestructurar el guión e introducir nuevos personajes. En paralelo, el director aprovechó para trabajar con el protagonista y preparar los rodajes, que se realizaban coincidiendo con los permisos penitenciarios. “Su trabajo en la película –explica Carlos Salado- ha ayudado al protagonista como terapia y ha colaborado en su reinserción”.

El género Quinqui

Desde finales de los años 70 hasta mediados de los 80 se popularizó en España un género cinematográfico que tenía como protagonistas a jóvenes delincuentes nacidos en la marginalidad de los extrarradios urbanos, muchos de ellos adolescentes, apasionados de los coches y la velocidad. Mientras sus amigos trabajaban de aprendices ellos buscaron atajos como los pequeños robos y atracos, cargados de adrenalina, que los mitificaron. Personajes como el Vaquilla o el Jaro, lograron una enorme popularidad en una España gris que venía del ostracismo más absoluto de la dictadura y que empezaba a experimentar grandes cambios en ámbitos como  la política, la economía, la sociedad y la cultura.

Directores como Eloy de la Iglesia o José Antonio de la Loma, mostraron la realidad de un estrato de la sociedad que combatía su marginación y un futuro sin horizontes con la la droga y la delincuencia, en una década pactista que ellos sentían les había dado la espalda.

Cine neoquinqui

Según el Dr. Javier Entrambasaguas Monsell de la Universidad de Maryland, Baltimore Country en EEUU, Criando Ratas inaugura una revisión del género quinqui y lo pone al día. Así lo explicita en Fuera de la Ley, libro publicado por Editorial Comares, en el que un grupo de profesores de diferentes universidades estadounidenses razonan, analizan e investigan el fenómeno quinqui en la Transición española. Mientras el cine quinqui de la transición tenía una clara connotación crítica contra el sistema, Criando Ratas, en palabras de su director, “no juzga ni pretende dar lecciones de moral a nadie. Su principal objetivo es ser un reflejo fiel de la realidad del mundo de la calle,  dramatizarla y convertirla en una ficción cinematográfica”. 

Criando_Ratas__Cartel

El cine como terapia para la reinserción

Criando Ratas se puede definir como un modelo de terapia empleado con sus actores no profesionales. Muchos de ellos han llevado una vida marcada por las drogas y los delitos y han encontrado en el cine una forma de escapar de ese mundo, de evadirse y de dar un paso al frente en un acto de superación y reinserción.

Se puede entender la interpretación como una forma de profesionalizar su tiempo de ocio, de sacarlos de las calles y hacer que descubran una serie de talentos que permanecían ocultos en ellos. Una forma de utilizar su experiencia vital para la creación de una obra de arte.

El trabajo en equipo necesario para la producción de una película, la empatía, la asertividad, o la puntualidad, son requisitos imprescindibles para el éxito de estas obras y, a la vez, son herramientas que permiten desarrollar a estos jóvenes sus habilidades sociales. Además, con el fruto de su trabajo aumenta el sentimiento de recompensa, de realización y superación personal.

La película se convierte en una herramienta para canalizar sus emociones, sus sentimientos internos, su rabia... Se convierte en la forma de hacer visible su sufrimiento, un método para dar voz a los barrios marginales. El sufrimiento y la dureza con la que la vida les ha tratado por fin será reconocible para el gran público. La sociedad ya no tiene por qué permanecer ajena a esta realidad oculta. A través de su obra se realiza un trabajo de crítica social, una forma de plasmar su realidad y darle visibilidad.

Caso de emprendimiento

Formado por un equipo joven y emprendedor, de 30 años de media, el proyecto ha precisado de 6 años para su desarrollo integral. Criando Ratas es una iniciativa innovadora y revisionista del cine quinqui que se hacía en los ochenta: “este es mi humilde tributo a Eloy de la Iglesia o José Antonio de la Loma, que narraban como era el país en los aquellos años”, dice su director.

Adquiere un lenguaje propio para conseguir un estilo hiperrealista, basado en el uso continuo de la cámara en mano, donde deja de ser un artificio para involucrarse directamente en la acción. Mediante una fotografía propia del género documental, se respeta la profundidad de campo y se utilizan encuadres objetivos que imitan la vista humana.

En esta búsqueda del máximo realismo, la película, cuenta con actores no profesiones -denominados actores naturales-, que hacen defensa de la improvisación como símbolo del naturalismo más absoluto, grabando las secuencias sin corte. Recursos que permiten el acercamiento a una realidad que les es cotidiana, repleta de momentos sencillos y espontáneos. Un rodaje que renuncia a los platos o a los escenarios construidos, la grabación se realizó en los suburbios de Alicante, siempre utilizando iluminación natural.

 

Sinopsis

“El cristo”, conocido delincuente juvenil, tiene una deuda con uno los narcotraficantes más poderosos de su barrio. Bajo los efectos del consumo de sustancias estupefacientes e inmerso en un estado de desesperación, lleva a cabo todo tipo de actos delictivos para conseguir el dinero. Poco a poco, irá cometiendo errores que le harán ganarse muchos enemigos.

Paralelamente, la película muestra las aventuras y desventuras de tres chavales que están comenzando su carrera delictiva. Juntos sufrirán las consecuencias de su estilo de vida y comprenderán cuál es el precio a pagar.

El director

Carlos Salado, licenciado en comunicación audiovisual por Ciudad de la Luz, es compositor musical independiente y director de contenido audiovisual en la consultoría de comunicación Grupo Idex, donde asume la responsabilidad creativa de todos sus spots publicitarios. Entre sus últimos trabajos destacan la publicidad social del Club Atlético de Madrid, Mensajeros de la paz, Ayuda en Acción, ONU, ONCE, Plena Inclusión, FIAPAS, Pandora, Loewe, y Hills Pet, en los que han colaborado periodistas, artistas y deportistas de gran relieve profesional. Su trabajo ha sido reconocido a nivel nacional con el premio ALCE a la "Mejor Campaña Social" y el premio a la "Mejor Campaña Social Interactiva" en el Publifestival 2015 con el proyecto "Somos sus mayores fans" por la inclusión de las personas con discapacidad intelectual. Actualmente, se encuentra inmerso en un proyecto musical en el que colabora con Paco Ortega, reconocido productor musical en el ámbito nacional. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2017  |  Sierra Norte Digital  | Powered by