Sierra Norte Digital Llevamos 1,835 días y 21,583 artículos publicados

Principal < Gente < Economía y Empresas

Mariano, recuerda aquello de consejos vendo que para mí quiero. Por Vicente Montañez

14 de noviembre de 2017 -
3:09 min.

Siempre resulta gratificante oír hablar de previsiones de crecimiento de la economía en términos de PIB, y máxime cuando quien lo hace es el presidente del gobierno de tu nación. Y es que en el día de Ayer, Mariano Rajoy se vino arriba en una entrevista declarando que “prevé mejorar la estimación del PIB de 2018 al 2,8% si "regresa la normalidad a Cataluña". Cualquiera que le escuche, pensará que ese 2,8% es superior al previsto para 2017 pero nada está más lejos de la realidad. Y es que nuestra economía prevé cerrar 2017 con un 3,1% de crecimiento del Producto interior bruto y el gobierno presentó justo antes de declarar el 155 en Cataluña, una estimación de crecimiento para 2018 de 8 décimas menos que las de 2017, concretamente del 2,3% del PIB. Por tanto para el gobierno esto es una mejora, al igual que para Zapatero era una “desaceleración acelerada “. Pero sea cual sea la expresión que utilicemos, a lo que estamos asistiendo es una disminución del crecimiento económico como consecuencia de factores externos sobre los que poco o nada puede hacer este gobierno (paridad euro/dólar, precio del petróleo, tipos de interés, etc.).. Y al igual que los coches buenos suelen ser veloces, pero no solo la velocidad hace que un coche sea bueno, el crecimiento del PIB es bueno, pero no solo por crecer el PIB una economía va bien. Y además, hay variables que si dependen directamente de las gestiones de un gobierno como son el déficit público y la deuda, y ahí, las cosas no están del todo bien.

 

Porque si hablamos de déficit público, España se encuentra con un déficit público excesivo (considerado por la UE aquellos que iguales o excedan el 3% del PIB). Pues bien, para este año teníamos un objetivo del 3,1% de PIB que todos los indicadores hacen pensar que conseguiremos y que muy probablemente hasta pudiéramos mejorar. Si, de esto también sacaba pecho nuestro gobierno económico, aunque cuando uno analiza las cifras con detenimiento, no deja de sorprender que sea el gobierno central quien incumpla la senda de déficit marcada, es decir, aquello de consejos vendo que para mí quiero. Porque con una administración local (ayuntamientos y diputaciones) en superávit y unas comunidades autónomas que cumplirán el 0,6% fijado como objetivo, el grueso de las administraciones no dependientes del gobierno alcanzaran este año el equilibrio presupuestario, siendo el gobierno central y la seguridad social quienes incumplan el objetivo de déficit. Tal vez, mucho tenga que ver en esto las medidas populistas de no querer acometer la reforma del sistema público de pensiones, las nuevas contrataciones anunciadas en la administración central del estado y las medidas de bajadas de IRPF pactadas con ciudadanos, todas ellas más orientadas a mantener la intención de voto en las encuestas que a la mejora real del déficit público. Aunque mucho me temo que en este 2018, el “frotar se va a acabar” puesto que para conseguir el 2,3% de déficit comprometido con Bruselas, estas medidas se tendrán que acometer con urgencia de no ser que queramos ir a una subida de la presión fiscal (impuestos) que acabaría reduciendo el consumo, y por tanto agravando la desaceleración económica que se vislumbra para dicho año.

Y el otro factor, que este gobierno parece no tener ganas de asumir por el sacrificio electoral que supondría, es la reducción de la deuda pública, que a fecha de septiembre crece mucho más que la economía (un 3,45% de PIB). Y es que con unos niveles de deuda pública del orden del 100% del PIB, y en un escenario macroeconómico de retirada de los estímulos por parte del BCE así como la previsible subida de los tipos de interés para 2018, todo hace presagiar que para atender el pago de los intereses de la deuda, será necesario pedir esfuerzos extraordinarios a aquellas administraciones que se encuentran en equilibrio presupuestario. Dicho de otra forma, que los ayuntamientos seguirán sin poder disponer del superávit existente y las autonomías no verán revisados los prometidos sistemas de financiación autonómica. Así que nuestro presidente, la próxima vez que se venga arriba en una entrevista, no olvide que están siendo las administraciones que no depende de su gestión las que están llevando el esfuerzo presupuestario que debería de llevar el gobierno y que en vez de presumir de crecimiento de economía, los ciudadanos esperamos que presuma de medidas reales para la contención del déficit de la administración central, de las medidas para garantizar el modelo público de pensiones y de las acciones orientadas a mejorar el insostenible endeudamiento público al que la crisis y la gestión de su gobierno nos ha llevado.

 

Vicente Montañez Valenzuela

Socio director de vmv consulting y alquilerejecutivos.com

www.vmvconsulting.es

www.vicentemontañez.es

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

img

Vicente Montañez

Vicente Montañez está considerado uno de los economistas más reputados de España y, además, uno de los que mejor comunica con el público profano en la materia. Colaborador habitual en diversos medios de radio y televisión

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by